**

Etimología de AZAFATA

-
-

AZAFATA

En la España musulmana las mujeres ricas tenían, como en todas partes por la época, criadas. Esas criadas se llamaban "Azafatas" y su nombre viene de las bandejas donde se colocaban las joyas de la señora, "Safats". Cuando empezó la aviación civil en los años 50, se estuvo debatiendo qué nombre debían tener las mujeres que asistían a los viajeros. Después de mucho elucubrar, se decidió rescatar este arcaísmo.

- Gracias: Fernando


En el árabe de al-Andalus la palabra السفط (as-safát) significaba "cesto", nada más. De ahí sacó el romance castellano el término azafate que significaba lo mismo, "canasto", que luego derivó hacia significar recipientes similares a un canastillo hechos con otros materiales que no fueran los primitivos de mimbre o junco, pero no es el caso para la etimología de azafata. La cuestión es que la dama de la reina de Castilla que le llevaba el azafate de la costura, donde se guardaban el real dedal con el real acerico y las reales agujas con los reales hilos, se llamó por esto la azafata. Por eso es que la palabra azafata tenía un prestigio añadido, como antiguo cargo cortesano, aunque era una palabra absolutamente en desuso desde la Edad Media. Cuando en la España de la dictadura fascista del general Franco la empresa estatal de aviación "Iberia" hubo de contratar escogidas señoritas que hablasen idiomas y estuviesen bien educadas para dar buena imagen exterior, en una época en la que el conservadurismo más reaccionario había apartado a las mujeres del estudio para enseñarles labores del hogar y una cosa que se llamaba "Cultura General" en lugar del Bachillerato, tuvieron que echar mano de las "hijas de buena familia" para estos puestos de trabajo. Pero el problema era la denominación. No podían llamar a estas señoritas con nombres serviles, que las equiparasen a criadas, como por ejemplo "aeromozas", ellas no eran vulgares mucamas. Entonces tuvieron la brillante idea de recuperar del olvido la sonora y elegante palabra de azafata, que remitía a las damas de la nobleza más rancia de Castilla. La propuesta fue todo un éxito. Las azafatas lograron un prestigio social que no tenía ninguna camarera, mesera o tabernera, por hacer un trabajo similar. Tanto es así que se ha extendido su uso, no sólo en el espacio, pues ya es general en toda América, sino también en el campo semántico, pues se ha ampliado a toda señorita que atiende a los asistentes a una convención, feria de muestras, o similares. Incluso se le ha creado el masculino azafato. Y en la creatividad lingüística popular se puede llegar a oir cosas como lo que, en cierta ocasión de la que fui testigo, dijo, orgullosa, una mamá de Algeciras, que su niña "estudiaba pa safanta", hermosa variante donde aunaba el étimo de azafata con el de infanta ¿Habrá más satisfacción en una madre?

- Gracias: Joaqu1n


Como siempre, me encantan los muy documentados aportes de Joaquín aderezados además por su gracia y su ironía personal. Sin embargo aquí he de discrepar profundamente en un pequeño detalle traído al margen. Se trata de la afirmación, referida a la época del franquismo: "en una época en la que el conservadurismo más reaccionario había apartado a las mujeres del estudio para enseñarles labores del hogar y una cosa que se llamaba "Cultura General" en lugar del Bachillerato". No seré yo, desde luego, la que no esté absolutamente de acuerdo con que la época franquista supuso en general el triunfo del conservadurismo más reaccionario y el especial cultivo de ciertos "dogmas" como ese. Pero eso es una cosa y otra el decir que el conservadurismo franquista "había apartado a las mujeres del estudio…". ¿Desde cuando las mujeres globalmente hablando en España en la República o tiempos anteriores habían estado dedicadas al estudio y al Bachillerato para que el franquismo "las hubiera apartado"?. Eso es un error. ¿Desde cuando no se las educaba desde siempre para las labores del hogar y para en todo caso ser "azafatas finas de los hombres", eso en el caso de ser hijas de muy acomodadas familias, a lo sumo formadas algunas para ciertos puestos de trabajo subalternos como secretarias o enfermeras, como lo siguieron siendo en el franquismo? Ese conservadurismo rancio respecto a la mujer era el de siempre, el de toda la sociedad decimonónica y novecentista (y ancestral), que en España no empezó a romperse masivamente hasta los años 60 (mira por donde, años franquistas aún) sobre todo con la gran apertura a Europa, y los militares franquistas eran casi tan rancios androcéntricos como los políticos republicanos y como toda la sociedad que les había precedido, pese a que en la República hubieran podido surgir voces aisladas en defensa de otras cosas: la sociedad no cambió.

Las mujeres estudiosas y profesionales en tiempos no tan remotos no dejaban de ser una insólita excepción.Y esa no era sólo la situación de España con respecto a la mujer, sino de Europa, y del mundo entero. Excepto que Europa y USA nos aventajaron en cambiarla al menos una década, como consecuencia de la segunda Guerra Mundial, de la que nosotros estuvimos al margen. En efecto la guerra vació de varones todos los puestos de trabajo propios de varones, aún más que la primera que ya había tenido algunos efectos en ese sentido que nos afectaron poco, y admitió y empujó masivamente a las mujeres a ocuparlos mientras los hombres luchaban a millones en los frentes. Y luego las mujeres se quedaron, y para aspirar a puestos de trabajo había que formarse mucho más, eso es un hecho bien conocido. Cuando los planes de desarrollo y la apertura a Europa de los años 60 trajeron a España a montones de liberadas turistas y otros aires, las españolas empezaron a mirarse en ese espejo, y aun en pleno franquismo, fíjémonos, la situación empezó a cambiar muy aceleradamente.

La prueba de que en el mundo las cosas no eran muy diferentes, es que Iberia no inventó las azafatas (en todo caso aquí pusimos ese nombre), sino las múltiples compañías aéreas extranjeras que nacieron antes: crearon un puesto de trabajo específico para mujeres y no para hombres: servir entre sonrisas bebidas, atender a mareados, recibir las quejas de todo dios y estar atentas a todos, siendo además un icono de belleza, juventud y dulzura no era cometido "digno de hombres" (los "azafatos" son algo extraordinariamente reciente).

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A

B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9843) añadidas al diccionario:
burundanga   estragar   estertor   mofar   abacero   tétanos   bochinche   adverso   luciérnaga   respectivo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
venoclisis   kilómetro   megaterio   quinta   mitra   trinidad   oxímoron   endorfina   galera   craso  
Último cambio: Jueves, Octubre 23 06:03 MST 2014