Etimología de PLACER

PLACER

La palabra placer viene del latín placere (gustar, agradar) y este se asocia con una raíz indoeuropea *pla-k (plano), presente en las palabras: playa, placenta, plazo, pleito, etc.


Hay otro placer distinto del que significa "goce" o "disfrute", es el placer (o placel) que significa, primero, "bajío", que en la mar es un bajo o banco de arena o piedra tapado por las aguas que no se deja ver hasta que la embarcación da en ello y embarranca. Luego significa el banco de arena en la orilla de los ríos auríferos donde yacen las preciadas pepitas y acuden por ellas los buscadores de oro. Este es el origen del topónimo chileno Cerro de los Placeres, en Valparaíso, aunque la etimología popular haya preferido imaginar en él innumerables goces y francachelas en casas de lenocinio. De ahí también que le llamaran después placer a las pesquerías de perlas, objeto de lujo tan preciado y estimado como el oro. En Cuba, sin embargo, dio en significar placer un solar o descampado sin edificios, algo más urbano que los placeres marítimos o fluviales. Esta deriva semántica tuvo que haber venido a buen seguro por la idea de la extensión plana, no por las riquezas, aunque para los constructores y especuladores de terrenos no cabe duda de que los placeres cubanos habrían de ser casi tan lucrativos como los del oro o las perlas.

Pues bien, este otro placer parece ser que viene del catalán placell, que significa lo mismo ("paraje del mar donde la arena está a flor de agua y no se puede navegar") y es un diminutivo de plaça "plaza", que, a su vez, viene del latín *plattĕa < platĕa < platēa y esta del griego πλατεῖα, "ancha, plana". Esta etimología la acepta Corominas, que en lugar de placell cita ya directamente como origen un catalán placer, pero la niega la Enciclopèdia Catalana sin ofrecer a cambio ninguna alternativa.

En francés se dijo, tomado del español, también placer, sustantivo, y en portugués, por sus problemas con el fonema /l/, se produjo la metátesis pracel que pronto se vocalizó parcel.

Encontraban los portugueses en sus viajes de Macao a las Indias Orientales (más tarde holandesas y hoy Indonesia) un archipiélago en el Mar de la China Meridional al que denominaron por su naturaleza de bajíos y atolones Ilhas do Parcel. Con el tiempo, los navegantes de otras naciones europeas convirtieron el nombre de estas islas en Paracel y cuando los franceses se adueñaron del Annam, que llamaron la Indochina, en la segunda mitad del siglo XIX, le añadieron una -s de plural a las que llamaron Îles Paracels. Y esas son las que ahora llamamos Islas Paracelso, por las que disputan Vietnam y China, y que nada tienen que ver con aquel médico, botánico y alquimista suizo llamado Theophrastus Bombast von Hohenheim conocido por el sobrenombre de Paracelso, porque se sentía un "Celso paralelo", vamos, que se consideraba seguidor y aún superador del médico romano así llamado.

Qué vericuetos, del placer que no es un placer al Paracelso que no es Paracelso.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.