Etimología de AGONIZAR

AGONIZAR

El verbo agonizar nos viene del latín agonizare (combatir), que es un préstamo tardío (s. IV d.C.) del griego ἀγωνίζομαι ("agonízomai", combatir, luchar, participar en certamen, estar debatiéndose o en lucha interior). Este verbo forma parte de un grupo de verbos griegos que fueron prestados al latín tardíamente y que se formaban con un sufijo -ίζω ("-izo, -ίζειν o -ίζεσθαι en infinitivo), que significa "poner en práctica o convertir en". Este sufijo griego fue adaptado al latín como -izare, y así pasó desde el latín al español como -izar. Y no sólo al español, sino al francés como -iser, al inglés como -ice/-ise, al alemán como -isieren, etc. Es así como no sólo tenemos ese sufijo en un buen número de verbos procedentes remotamente del griego, pero latinizados, como bautizar, cauterizar, martirizar o profetizar, sino que también con él hemos formado nuevos verbos, bien a partir de palabras griegas, como simbolizar, magnetizar, polemizar, etc., o bien incluso alguna vez endosado a raíces latinas, como en caramelizar.

Pero volviendo a nuestro verbo agonizare, también por la influencia del latín agonia, préstamo del griego ἀγωνία, que es lucha, combate, también lucha judicial, pero asimismo situación de agitación interior del alma y angustia suprema, ansiedad, y que en latín se empleó para designar a una víctima sagrada presta al sacrificio, tanto agonia como agonizare acabaron especializándose en expresar la lucha entre la vida y la muerte de un moribundo, esa angustia y ansia respiratoria que precede a la muerte, y de ahí su sentido actual. De manera que en latín medieval ya es esa una de las acepciones de agonizare (ver Du Cange), sin que se haya perdido la de combatir. Eso es por la concepción de ese estado supremo entre la vida y la muerte como un "agón" (una lucha o competición, un certamen entre fuerzas). En efecto el verbo griego ἀγωνίζομαι se deriva de ἀγών ("agón"), palabra griega que primero significó encuentro o asamblea, luego encuentro para competir, lucha, certamen, combate, y también el peligro, riesgo, angustia, miedo y ansiedad que caracterizan a un combate y al que participa en él, y que nunca es mayor que el de aquel que se debate entre la vida y la muerte.

Derivados del griego ἀγών, aparte de agonía, son también palabras como antagonista y protagonista. El vocablo se forma a partir de la raíz del verbo ἄγω (conducir, guiar), de donde compuestos como demagogia, estratego y pedagogo. Se vincula a una raíz indoeuropea *ag- (conducir), que la hallamos también en latín en el verbo agĕre (llevar adelante, conducir, mover, realizar), cuyos derivados son incontables en nuestra lengua (acto, acción, agente, agitar, ágil, y un larguísimo etcétera).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.