Etimología de ARABISMO

ARABISMO

La palabra arabismo designa a un préstamo lingüístico que procede del árabe y que se forma con el sufijo de origen griego -ismo, que modernamente indica actividad, doctrina o adhesión, pero que en origen es acto resultante, y con la palabra árabe que procede del latín Arabs, Arăbis, este del gr. ῎Αραψ, ῎Αραβος, y este del acadio arabi, con que se conocía al habitante de la península arábiga y luego a su lengua propia.

Los préstamos lingüísticos son palabras que no corresponden al fondo genético y patrimonial de una lengua, sino que han sido puntualmente adquiridos de otra lengua. Los denominamos con el sufijo -ismo y el nombre de la lengua en cuestión, por ejemplo, helenismo, si la palabra procede del griego, anglicismo, si la palabra fue tomada del inglés, germanismo si procede del germánico o el alemán, semitismo si viene de una lengua semítica, arabismo si procede de la lengua semítica que llamamos árabe, etc. Sólo hay una excepción en los nombres de este tipo y es la palabra latinismo: las palabras que proceden del latín en una lengua romance no son préstamos sino que son del fondo léxico genético de la lengua y constituyen el grueso del lenguaje. Por eso cuando decimos en español latinismo no nos referimos a palabras que vienen del latín y que son propias de la lengua, sino que nos referimos a expresiones latinas del uso que están en puro latín y siguen empleándose en latín, como curriculum vitae o sine die.

Cuando un préstamo es reciente y todavía no está bien adaptado ni aceptado con una forma fija lo llamamos barbarismo (por ejemplo footing) porque es un puro extranjerismo sin adecuación a las normas de la lengua, mientras que si ya se ha adaptado con una forma gráfica habitual y una pronunciación y morfología normalizadas con respecto a las estructuras de la lengua, lo denominamos ya préstamo.

El español o castellano es una lengua latina o romance, en que sus estructuras morfológicas, fonéticas y sintácticas son una evolución del latín, así como el grueso de su léxico vulgar y culto. Pero como todas las lenguas tiene infinidad de préstamos. Cuantitativamente los más importantes y numerosos son los helenismos, cosa que sucede en todas las lenguas de la cultura occidental y que se debe, aparte de otros aportes del griego, principalmente al uso generalizado de las raíces griegas para el tecnicismo o vocablo técnico en casi todas las ramas del saber, tecnicismos que suelen ser internacionales.

Los arabismos constituyen un segundo grupo, si no tan numeroso como los vocablos griegos, sí notorio. Son más frecuentes en el español, donde hay arabismos puntuales en cualquier campo semántico, que en otras lenguas, por motivos históricos bien conocidos, dado que el árabe estuvo presente en la península Ibérica como lengua hablada con normalidad entre los siglos VIII y XV, con mayor o menor número de hablantes según los siglos. Sin embargo parte de estos arabismos pasaron a las diversas lenguas europeas, a veces desde el español, otras veces directamente tomados del árabe por otras lenguas, incluso a través de formas latinizadas y alguna vez asociadas a nuevos productos extendidos por los árabes, o bien se trataba de vocablos propios de aquellos campos del saber que especialmente desarrollaron mucho los árabes, como son la alquimia o la astronomía, y que han sido asumidos por el conjunto de las lenguas y son internacionales.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.