Etimología de SEMEN

SEMEN

La palabra semen proviene del latín semen, seminis (semilla). La vida empieza con una semilla. Cuando la semilla detecta que está en un lugar fértil y con condiciones apropiadas empieza su cambio de paradigma. Es decir, en ese momento, cuando la tierra, la humedad y el sol están a un nivel apropiado causan un evento que estimula el cambio en la semilla.

En los mamíferos (como los humanos), el semen no es la semilla. Es el fluido que lleva los espermatozoides. Estos tampoco son la semilla. Son sólo parte de la semilla. La otra parte es el óvulo. El punto en que el espermatozoide entra en el óvulo se llama concepción. Ese es el evento (usando mi modelo de cambio de paradigma) que nos da vida. La palabra concepción proviene del latín conceptio, combinando las palabras com- (con) y capere (capturar), ver concepto.


La palabra latina semen, semĭnis (semilla), dotada de un sufijo instrumental -men (< *-mn indoeuropeo), significa en origen "medio de siembra" y nunca en latín designó al semen del varón. La palabra latina se forma sobre la raíz indoeuropea *sē-1 (sembrar), y en origen designaba a las semillas, sobre todo de los cereales, que se siembran a voleo, lo que se expresaba con el verbo diseminar. Aparte de semilla vegetal, en latín el vocablo semen en sentido figurado designa a los elementos, átomos o principios elementales de las cosas, a los orígenes y las fuentes de algo, y también a veces a la descendencia en general, pero nunca al semen del varón que no es ninguna semilla. De semen proceden también las palabras semen (entendido como "semilla del varón"), seminal, simiente, semilla, sembrar, seminario ("semillero" de saberes) o inseminación. La raíz indoeuropea *-1 dio también en latín:

  • La palabra satio, sationis (siembra, sembrado) de la que proceden los términos sazón, desazón y sazonar.
  • El verbo serere (sembrar), de donde proceden injerir e injertar.

¿Cómo la palabra semen llegó a designar al licor reproductivo de los machos que porta los espermatozoides? Pues es muy sencillo. Se trata de un uso calcado del griego en una acepción pervertida de la lengua griega. En griego existe para semilla la palabra σπέρμα ("sperma", semilla), cuya estructura es muy parecida a la de la palabra latina semen, pues se forma sobre una raíz sper- (diseminar), cuya raíz indoeuropea es *sper- (esparcir, sembrar), y el mismo sufijo indoeuropeo *-mn que la palabra semen, sufijo en que en griego la sonante n vocaliza en a, dando la forma -ma. Pues bien, los griegos, que desconocían el mecanismo exacto de la fecundación sexual, trasladando a la ciencia sus prejuicios androcéntricos y como muy bien explica Aristóteles en la generación de los animales, y favorecido esto por la experiencia de que una hembra sólo concibe si recibe el contenido reproductivo del varón, no siendo evidente ni visible externamente el aporte reproductivo de los óvulos femeninos, sostenían que cada nuevo ser era producto exclusivo de una semilla que proporcionaba exclusivamente el varón, siendo la hembra exclusivamente un elemento similar a la tierra, capaz de nutrir y hacer crecer esta semilla que en nada tenía que ver con ella por origen. Esto hace que ya desde el s. V a.C., en los tratados hipocráticos griegos se escoja la palabra σπέρμα = sperma (semilla), para designar al líquido reproductivo del macho que según ellos es el origen exclusivo del nuevo ser. Como la medicina griega tiene gran influencia y se traduce al latín, para traducir el equivalente exacto de la palabra griega σπέρμα, sólo se podía emplear semen, pues este es su equivalente formal exacto. Y ese es el origen de la tradición de llamar semen al líquido reproductivo del varón que porta los espermatozoides, que sólo son gametos y no semillas, y que deberán unirse a otro gameto, el óvulo femenino, para dar lugar a una verdadera semilla que es el zigoto o germen del embrión.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.