Etimología de SEDANTE

SEDANTE

Sedante es cualquier sustancia que calma la actividad, la excitación y la irritabilidad, mediante una acción deprimente sobre el sistema nervioso central, provocando cierto grado de adormecimiento, lentificación de los reflejos, disminución del juicio crítico, etc. Sin embargo, también existen fármacos que sosiegan o calman diferentes órganos, por eso se reconocen además sedantes cardíacos, intestinales, gástricos, vasculares y otros. Se utilizan ampiamente en medicina humana y veterinaria.

La palabra sedante proviene del latín sēdānte, procedente del verbo sēdāre, 'sosegar, calmar, apaciguar', más -nte, sufijo de participio activo, que le da la función de agente, es decir, que 'produce un efecto o que hace algo'. Literalmente podemos traducirlo entonces como: "que produce un efecto de sosiego o calma".

Probablemente la raíz indoeuropea *sed-, con el significado de 'sentarse', sea el origen del verbo sēdāre (sosegar, calmar), que además de sedante, generó sedación, sedar, sede y asear. Pero *sed-, también dio lugar a otros vocablos latinos, entre los que podemos mencionar:

  • Los verbos sedēre (estar sentado, sentarse) y sidĕre (aposentarse), que han derivado en muchos términos en castellano, por ejemplo, asiduo, disidencia, desidia, sesión, deseo, presidir, presidio, presidente, asiduo, sedentario, etc.
  • Los sustantivos solĭum (trono), de donde solio; y sella (silla), que dio silla, ensillar y sillar.

De la misma raíz indoeuropea se originaron los términos griegos: hédra, 'base, asiento', de donde provienen por la vía del latín: cadera, catedral, cátedra, catedrático, poliedro y dodecaedro; édaphos, 'suelo, tierra, cimiento', que dio lugar a edafología, ciencia que estudia los suelos desde el punto de vista del desarrollo de las plantas.

Al sufijo de acción -nte, podemos encontrarlo en numerosas palabras, siempre con la misma función: fulminante, anquilosante, laxante, purgante, eferente, preferente, vescicante, mortificante, nutriente, adolescente, mutante, variante, mordiente, ardiente, emoliente, tranquilizante (como las benzodiazepinas, otro tipo de sedantes), etc.

Sedante, está documentado desde 1314 en francés (sēdatif), proveniente del latín medieval sēdātīvus, de sēdātus, participio pasado de sēdāre de donde pasó al inglés (sedative) a finales del siglo XVIII. En cambio, en español, parece estar atestiguado desde finales del siglo XV, formándose el vocablo, como ya lo explicamos, agregando el sufijo -nte directamente sobre el verbo sēdāre.

Por muchos siglos, el opio y el alcohol eran las drogas sedantes más comunes (aunque había otras, como cannabis o mariguana, por ejemplo). Sin embargo, la era de los sedantes modernos parece haberse iniciado en 1869, con la introducción del primero de origen sintético, el hidrato de cloral; el barbitol en 1903 y el fenobarbital en 1912.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.