Etimología de PUJO

PUJO

La palabra pujo, del verbo pujar, según el DLE "hacer fuerza para pasar adelante... procurando vencer algún obstáculo", "emitir una voz característica... cuando se hace un gran esfuerzo o se soporta un dolor", etc., deriva del latín pulsare (empujar, presionar), frecuentativo de pellĕre (presionar, empujar), ya que cuando se sufre de tenesmo (véase en este diccionario), el enfermo puja.

Pujo se documenta en 1617 en el diccionario editado en Londres por John Minsheu, y en 1679, aparece en el diccionario de Baltasar Henríquez como sinónimo de tenesmo, diciendo que equivale al término latino nixus (esfuerzo, conato, empeño), como sucede en una mujer parturienta.

Fuente:

  • Henríquez Baltazar. 1679. Thesaurus utriusque linguae hispanae et latinae (Tesoro de las lenguas hispanas y latinas).

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


El participio del verbo pellere es pulsus y así vemos derivados como pulso, pulsar, pulsera, pulsación, expulsar, impulso, impulsivo, autopropulsión, etc. Este verbo se asocia con una raíz indoeuropea *pel- (causar un movimiento, impeler, empujar), presente en el griego πλησίος (plesios = cerca, empujado hacia) que nos daría la palabra plesiosaurio.


La palabra pujo aparece ya en castellano en el diccionario de Nebrija en 1495, que lo hace sinónimo del latín tenesmus, lo que sucede es que lo hace con su forma gráfica antigua que es puxo (recuérdese que todas las formas patrimoniales en x que se pronunciaban como j, sufren después un cambio gráfico a j, quedando sólo algunos arcaísmos gráficos, como la palabra México y el gentilicio mexicano). Luego aparece en muchos otros diccionarios anteriores al de Minsheu, como los de Alcalá, Casas, Percival, Palet y Rosal. La palabra viene exactamente de la traslación romance del latín pulsus-us (empuje, pulso de la sangre, presión que induce a cualquier cosa, conato), en paralelo al verbo patrimonial puxar o pujar (empujar), que en los tratados médicos medievales y renacentistas se refería tanto al pulso sanguíneo como a la necesidad o aprieto inminente de algo, por ejemplo de defecar (pulsus defecationis). Pulsus-us que también da el cultismo pulso, es un nombre de efecto o resultado derivado del supino pulsum del verbo pellĕre (empujar, impulsar, presionar), del que también se deriva el participio pulsus-a-um (empujado).

La palabra pujo no sólo se refiere a la fuerte necesidad o tensión dolorosa por orinar o defecar, también designa a coágulos expelidos, sobre todo de sangre, entre las heces o los esputos. Asimismo se llama pujo o reflejo de pujo a la necesidad mecánica que siente la parturienta, en un momento del parto en que se ha alcanzado la dilatación completa, debida a una gran presión en el suelo pélvico, de hacer fuerza para expulsar al bebé.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.