Etimología de PROTOPLASMA

PROTOPLASMA

La palabra protoplasma, en su acepción biológica, proviene de dos elementos léxicos griegos: πρῶτος (prōtos, 'primero en el tiempo, original, primitivo'), más πλάσμα (plásma, 'algo moldeado o formado, también forma, figura'). Literalmente entonces se interpreta como: "lo que fue formado (plásma) primero (prōtos), algo así como la vida más primitiva".

A la raíz indoeuropea *pro- (anterior, el principio) se le asocia con el término prōtos, que forma parte de numerosas palabras, siempre con el significado de 'primero, lo más antigüo', entre las que podemos citar: protohistoria (la más primitiva historia); protovertebrado (vertebrado primitivo); protocerebro, protodermis, protofloema, protoplasto, protoxilema, protopodio, protofita, protófilo, etc.

Por otro lado, la raíz indoeuropea *pele-1 (plano), se vincula a plásma, derivado del verbo griego plássein (moldear), de donde derivan los vocablos: metaplasma, plasma, citoplasma, paraplasma, plastilina, plástico, anaplasmosis, piroplasmosis, plasmodio, Plasmodium, y muchos otros.

El protoplasma en biología puede definirse como "el elemento coloidal de naturaleza semifluida, translúcido, viscoso, que constituye la materia esencial de toda célula, rodeado por la membrana plasmática o celular, incluyendo los organelos y al núcleo". En cambio, el citoplasma es el material intracelular, pero excluyéndose al núcleo.

En realidad el término prōtoplasma fue utilizado en latín tardío por el religioso y poeta Venancio Fortunato (¿536-609? d.C.), antes del año 600, con el significado religioso o místico de "cosa creada primero que todo, la primera creación, protoplasmus, el primer hombre creado".

Fue hasta unos 1260 años después, cuando Hugo von Mohl (1805-1872), médico y biólogo alemán, acuñó la voz protoplasma en alemán (Protoplasma), en un artículo de 1846, del Botan. Zeitung (Periódico Botánico) 73 al que llamó: Saftbewegungen im Inneren der Zellen (TRADUCCIÓN: "Movimiento del fluido o jugo en el interior de la célula"), donde escribió más o menos lo siguiente: "El resto de la célula está más o menos densamente lleno de un jugo opaco, viscoso, de un color blanco, que contiene gránulos entremezclados; a dicho fluido lo llamo protoplasma". No obstante, ya en 1839 el anatomista checo Jan Evangelista Purkinje (1787-1869) había utilizado el vocablo refiriéndose a "la sustancia que forma a embriones animales en sus fases más juveniles". Pero la opinión prevalente parece dar el crédito a Mohl.

La publicación fue luego traducida al inglés en 1852, para después generalizarse el vocablo al resto de las lenguas; de tal manera que de tener un significado religioso, pasó al ámbito del vocabulario biológico. El término en español aparece por primera vez en un diccionario en 1895.

Fuentes consultadas:

  1. Campbell A. Neil and Jane B. Reece. Biology. 2002. USA.
  2. CNRTL en línea. Protoplasme. (22 marzo 2017).
  3. Hodges N. D. C. Protoplasm and its History. Science Vol XIV. No. 355. pp. 352-355 en línea.
  4. Oxford English Dictionary. 1984. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.