Etimología de PROBÓSCIDE

PROBÓSCIDE

La palabra probóscide designa a un apéndice tubular o aparato bucal dispuesto para succionar que tienen los insectos dípteros, y según fuentes algunos otros. Pero también designa a la trompa del elefante y apéndices similares de otros mamíferos, porque el vocablo en sí designa sin más a cualquier apéndice alargado, tubular o picudo que un animal tiene en la cabeza y más o menos ante la boca o que le sirve de boca. Esto es así por su propia etimología.

La palabra nos llega del latín proboscis, proboscidis (trompa del elefante, también bozal), vocablo empleado por Varrón (s. I a.C.), Plinio (s. I d.C.) y otros autores. Pero el vocablo es un préstamo del griego προβοσκίς, προβοσκίδος ("proboskís, proboskídos", trompa de un elefante), y se compone del prefijo griego προ- (pro-, delante de, idea de anteposición), y la raíz del verbo βόσκω ("bosko", nutrir, alimentar), con un formante -id- que aparece en nombres de partes o elementos anatómicos.

De ahí que se llame proboscidios a animales como los elefantes y otros mamíferos dotados de una trompa prensil resultado de la soldadura de la nariz y el labio superior, apéndice que resulta vital para su forma de alimentación.

- Gracias: Helena


El verbo griego βόσκειν (boskein = nutrir) es muy viejo, pero no se le ha podido asociar exitosamente con ninguna raíz indoeuropea. Por otro lado, el prefijo προ- (pro-) se asocia con la raíz *per-3, que nos dio un montón de otros prefijos griegos y latinos relacionados con la idea de estar en primera posición.
En realidad la raíz griega del verbo βόσκω es bo-, siendo el elemento -sk- el característico sufijo de proceso indoeuropeo que vemos en griego y en latín marcando presentes verbales que expresan un proceso durativo (como en el latín senescere, envejecer), aquí marcando el proceso de la alimentación. Y ese elemento radical bo- genera en griego multitud de vocablos simples y compuestos que no merece la pena relacionar aquí porque en general no nos han dejado derivados, pero que se refieren a la nutrición y sus medios, a los pastos, a los animales que viven en rebaño y hay que alimentar, etc. Y es tan antiguo ese radical bo- que está atestiguado en varias palabras del griego micénico escrito en las tablillas del lineal B (anteriores al 1200 a.C.), si bien concretamente no aparece el verbo βόσκω. El origen de esa b en bo- parece claro que hay que buscarlo en una labiovelar indoeuropea gw, pues lo testimonia el micénico que aún conserva esas labiovelares, y se reafirma por comparación con ciertos paralelos existentes en el lituano guotas y gauja (rebaño, grupo animal que hay que alimentar). Pero lo que es una absoluta temeridad es lo que hace Pokorny, que es relacionar la raíz de βόσκω con la raíz indoeuropea *gwou-, que es la genera la palabra buey en latín y en griego (βοῦς en griego; bos, bovis en latín). Ver al respecto el etimológico del griego de Chantraine.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.