Etimología de PRÓDIGO

PRÓDIGO

El adjetivo pródigo que designa a quien derrocha bienes, hacienda o cualquier cosa estimable inútilmente o es en exceso dadivoso, o bien a aquellas cosas que proporcionan bienes en una abundancia por encima de lo común, viene del latín prodĭgus, que ya tenía en latín todos esos significados. Pero además en latín, en lenguaje jurídico, prodĭgus era una calificación cuasidelictiva, pues el que había derrochado en vicios o excesos una herencia o hacienda recibida dañando a su familia, y era declarado prodĭgus por un juez, era sometido a una especie de tutela jurídica mediante un curator, que le podía impedir disponer de manera libre o autónoma futuros bienes y legados, y acceder a cargos que conllevaran cualquier manejo o disposición de fondos.

Prodĭgus se relaciona con el verbo prodigare (empujar o mover hacia delante, gastar con profusión o consumir enteramente), de donde también prodigar. Estas palabras se componen de un prefijo prod-/pro- (hacia adelante), y el verbo agĕre (mover, impulsar, empujar, actuar). En cuanto a las palabras prodigio y prodigioso parece que presentaran la misma formación, procedentes del latín prodigium, pero en latín prodigium que acaba significando hecho maravilloso o portentoso o incluso monstruosidad, parece que podría proceder, no de agĕre, sino de prod- y aio (afirmar, decir, afirmar solemnemente), verbo procedente de *ag-yo, y cuya raíz tendríamos en adagium (adagio, aforismo) y prodigium, que propiamente significa en origen signo profético, aquello que afirma algo hacia adelante o para el futuro, que predice. Lo que sucede es que los romanos desde época arcaica interpretaban como signos proféticos cualquier hecho extraño o portentoso (llueven ranas, nace un pollo con dos cabezas o un cordero con 6 patas, etc.), y así prodigium, de su valor de anuncio profético, pasa a significar milagro o hecho portentoso. Pero aun así la formación de prodigium es discutida (ver prodigio).

El verbo agĕre, cuyo supino es actum, forma en latín multitud de derivados, prefijados y compuestos. En los prefijados suelen mostrar la raíz con apofonía -ig-, en lugar de -ag-. De agĕre y todos ellos nos llega una infinidad de palabras, como acto, acción, agente, activo, ágil, agitar, ambiguo, castigo, coágulo, cuidar, ensayo, exacto, exiguo, transigir, litigar, navegar, etc. El verbo se vincula a una raíz indoeuropea *ag- (conducir).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.