Etimología de FUGAR

FUGAR

La palabra fugar viene del latín fugare, por vía culta. De ahí también las palabras fuga y fugaz. Fugare (en latín, "espantar, hacer huir"), deriva de fugere ("huir"), por eso en latín fuga significaba ambos: la persecución y la huida.

Por vía patrimonial, fugere nos dio huir. La f- inicial de fugere (-> huir) se perdió porque los habitantes que vivían en España no la podían pronunciar.

De fugare tenemos también:

  • Centrifugar - dar vueltas rápidamente un objeto para secarlo. Ver: centrífuga.
  • Febrífugo - que hace huir la fiebre.
  • Fuga - huida.
  • Fugaz - corto, breve, efímero.
  • Fugitivo - que anda huyendo.
  • Ignífugo - material o sustancia que protege contra el fuego.
  • Prófugo - que huye de la justicia.
  • Tránsfugo - desertor, que huye de un lado a otro.

El verbo latino fugare se asocia con una raíz indoeuropea *bheug- (huir).


Los habitantes que vivían en Hispania hablaban latín. Las lenguas autóctonas anteriores, salvo un euskera aislado, ya habían desaparecido casi desde inicios de nuestra era. Las modificaciones que dan lugar a lenguas romances se dieron plenamente y activamente a partir del 500 d. C., por tendencias locales de pronunciación y el grupo de población protocastellano, que habitaba zonas como la Rioja o Burgos y que dio lugar al castellano, luego llamado español, aspiraba la f inicial que acabó siendo anotada después con una h.

La evolución de fugere a huir, se explica de esta manera:

  • Los habitantes que generaron el romance castellano aspiraron en su habla latina la f inicial de estas palabras, generando vocablos patrimoniales que acabaron marcados gráficamente por una h- en vez de f-. Por ejemplo: facere -> hacer, fervere -> hervir, famen -> hambre. Así fugere pasaría a *huger(e). El asterisco (*) indica que no es una palabra real, sino reconstruida.
  • También hay un fenómeno de debilitación al pronunciar las oclusivas sonoras intervocálicas (g, d, b), de manera que g y d, acaban desapareciendo entre vocales o entre vocal y r. Ej: leger(e)> leer o creder(e)> creer. Así *hugere -> *huer(e).
  • La perdida de la e final breve en los infinitivos latinos es un apócope ya dado en bajo latín occidental de manera general (amare > amar, facere > hacer, saccutere > sacudir).
  • La e breve latina interna se cierra en i, sobre todo en grupo de vocales en contacto, pero además el latín vulgar tardío ya había generado una forma fugire, a partir de fugere, infinitivo que es ya palabra llana y no esdrújula como fugere, con lo cual ambas confluyen fonéticamente. Así tendríamos al final la forma "huir".

- Gracias: Helena



A los interesados en fonología los invito a ver: fonema, alófono, vocal, consonante, fricativa, eufonía, cacofonía, metaplasmo, aféresis, prótesis, epéntesis, paragoge, apócope, síncopa, haplología, metátesis, apofonía, asimilación, disimilación, rotacismo, asibilación.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.