Etimología de ADULAR

-

ADULAR

La palabra adular viene del verbo latino adulari, que significa ensalzar, alabar, elogiar a ultranza. Hay quien dice que la palabra adular está emparentada, al menos en su semiología, con adulterar y acariciar, porque en la medida de que una persona se deja acariciar con frases aduladoras, su ego se altera, o mejor se adultera, hasta el punto de dejarse manipular fácilmente por el adulador, quien a partir de allí, lo maneja a su antojo para conseguir lo que quiere del adulado.

En el libro titulado "Cómo ganar amigos" de Dale Carnegie, el autor le atribuye al general mexicano Álvaro Obregón, la siguiente frase: "No temas a los enemigos que te atacan, témele a los amigos que te adulan".

A continuación se anota el pensamiento de varios autores, sobre la adulación:

"Uno puede defenderse de los ataques; contra el elogio se está indefenso".
- Sigmund Freud (1856-1939) Médico austriaco.

"La adulación es una moneda que empobrece al que la recibe."
- Duquesa de Abrantes (1783-1834) Escritora francesa.

"Cuando se es ensalzado por el enemigo, es que algo se ha hecho mal"
- Amintore Fanfani (1908-1999) Político y economista italiano.

"Los cazadores atrapan las liebres con los perros; muchos hombres atrapan a los ignorantes con la adulación".
- Plutarco (50-125) Escritor griego.

"Bien puede haber puñalada sin lisonja, mas pocas veces hay lisonja sin puñalada"
- Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645) Escritor español.

- Gracias: Héctor Julio Mora Cuartas


Por lo que nos trasmiten los autores latinos (Ovidio, Gellio y otros), sabemos que el verbo adulari se refería en origen a mover blandamente la cola y frotarse con uno, acariciar, se decía sólo de los animales y definía exactamente lo que hacen estos, especialmente los perros como muestra de alegría y agasajo cuando se encuentran con sus amos. Luego pasó a referirse a las personas que agasajan y alaban excesiva y empalagosamente a otras.

Tanto Ernout y Meillet como Walde y Hoffmann establecen la posible relación de este verbo con el sánscrito vālah (cola, cola de un animal). Walde y Hoffmann llegan más lejos y señalan una muy hipotética relación tanto del término sánscrito como del adulari latino con la raíz indoeuropea *wel-2 (girar, enrollar) que da lugar al verbo latino volvere (girar, dar vueltas).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

-

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.