Etimología de PEREGRINO

PEREGRINO

La palabra peregrino, viene de peregrinus en latín, o per - agrare, que significa "ir por los agros" o "el que va por el jardín". Por eso García Márquez llama a una de sus obras "doce cuentos peregrinos" porque, según se puede leer en el prólogo, estos cuentos iban del escritorio a la cesta de basura, y de la cesta de basura al escritorio, hasta que se hizo la obra.

- Gracias: Seb


El latín peregrinus significaba a la vez '(que viene del) extranjero' y 'que va al extranjero, viajero'. En Roma se llamaban peregrini a las personas de condición libre (no eran esclavos o servi), pero que por su procedencia o ascendencia extranjera no disfrutaban de la ciudadanía romana. De peregrinus sale el verbo peregrinari 'viajar al extranjero' y peregrinatio 'viaje al extranjero'. Peregrinus viene del adverbio latino peregri o peregre 'en el o al extranjero' en cuyo étimo está ager 'tierra, campo' y un prefijo per- con significado no claro.

La voz peregrinatio adquirió en época cristiana el sentido de 'viaje a los Santos Lugares' como lo evidencia ya en el siglo IV un libro - muy conocido por los estudiosos del latín vulgar- de la monja gallega Aetheria (también conocida como Egeria o Eteria) en que narra su "Peregrinatio" a Palestina en la que sería la primera peregrinación conocida de la historia. De ahí se extendió la voz peregrino a los que se desplazaban a Roma o a Santiago.

En castellano existe también la voz romero (ver: romería) que en un principio se aplicaba a los romanos u occidentales que viajaban a Palestina, palabra reservada después a los que se ponían en camino para una festividad en torno a una ermita o santuario.

Añadiremos que en lenguaje culto peregrino puede significar 'extraño o fuera de lo común' y el verbo peregrinar emplearse en el sentido de 'ir de un sitio a otro'. A modo de estrambote, el inicio de las Soledades del insigne poeta español Luis de Góngora y Argote (1561-1627):

" Pasos de un peregrino son, errante,
Cuantos me dictó versos dulce Musa
En soledad confusa ...
"

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena


El latín tardío decía "pelegrinus". De esta forma: pellegrino, pilgrim, Pilger, pèlerin - con L. Me sorprende que el castellano, al que gusta tanto L (bolsa, escolta etc.), tiene aquí una palabra con tres R. Me parece que peregrino no "viene" del latín, pero fue "tomado" del latín (tal vez de guías en latín como el de Picaud para el Camino de Santiago, o del Codex Calixtinus)... ¿No había en castellano una palabra más antigua, tal vez "pelegrín", que es un apellido bastante frecuente?

- Gracias: Dr. Robert Guého


Claro que lo hay: "pelegrino", hoy en desuso según el DRAE, porque la restitución cultista "peregrino" lo ha arrinconado. Pero aún se oye en las coplas populares, como la de los pelegrinitos que recogió García Lorca:

"Hacia Roma caminan
dos pelegrinos
a que los case el Papa
porque son primos".

- Gracias: Joaqu1n



Como sabemos, toda lengua romance se compone de vulgarismos o términos patrimoniales, evolucionados según leyes fonéticas del habla de la Romania tardía, tanto generales, como específicas de cada zona, y de una inmensa cantidad de cultismos reinsertados desde el latín de nuevo desde la propia Edad Media. Las reinserciones cultas vienen a completar los inmensos vacíos semánticos generados por un habla vulgar que atendía principalmente a los hechos concretos cotidianos. Así a veces se generan dobletes de palabras idénticas, una en versión vulgar y otra culta, pero lo habitual es que cada una se especialice en un matiz semántico diferente. Por ejemplo: fría/ frígida, delgado/ delicado, etc.

Es raro el caso en que se introduce un cultismo para denotar exactamente lo mismo que significa el vulgarismo. Pero hay casos: uno de ellos es la palabra peregrino, que es un cultismo por origen, como tantas otras palabras. La voz patrimonial hispana es pelegrino, y además se documenta ampliamente en la literatura del S.XIV y XV. Pero en el siglo XVI se restituye la voz culta desde el latín, sin duda también por la conciencia de los hablantes del prefijo per-, y a partir de mediados del siglo, la voz "peregrino" desplaza progresivamente en la lengua escrita casi del todo a la vulgar. Lope de Vega, por ejemplo, que aparte de comedia escribe novela, titula ya como "El peregrino en su patria" a una novela bizantina que escribe en 1604. A partir de ahí en la lengua escrita vemos por doquier en España y América la forma "peregrino" habitualmente.

Seguramente la voz "pelegrino" subsistió en el habla bastante tiempo. Pero en el S. XIX era considerado un raro arcaísmo poco usual y popular, cuando no una disimilación incorrecta. Amado Nervo, en 1894 ("La lengua y la literatura"), reivindica el uso de "pelegrino" entre algunos otros "nobles arcaísmos" del idioma. Es seguramente por eso que algunos poetas que sobre todo dirigen la mirada a la lírica popular y a la tradición ancestral y folclórica del pueblo, recuperan de modo cultista esporádicamente el vocablo "pelegrino", ya casi olvidado en el habla.

Propiamente peregrinus entre los romanos no es una condición social permanente. Peregrinus es el que tiene otra ciudadanía de otro estado y por eso no tiene la romana, aunque viaja o reside (un período corto o largo) en territorio romano. Un praetor peregrinus (especie de ministro de justicia dedicado a este campo específico) se encargaba en Roma de las cuestiones jurídicas, reglamentación de actos judiciales, etc. de los ciudadanos romanos con estos extranjeros. No puede confundirse al peregrinus, por ejemplo, con el meteco griego (persona libre que por su ascendencia extranjera no era ciudadana, ni lo fueron sus ancestros, ni lo serían sus hijos por muchas generaciones que pasaran). Sí es cierto no obstante que en la adquisición de nuevas provincias, a veces por un tiempo limitado, grupos importantes de habitantes y sus hijos eran considerados peregrini mientras subsistían formas propias semiindependientes de organización política, y podía durar un par de generaciones o tres, hasta que por decreto o por municipalización se concedía la ciudadanía latina o romana al territorio.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.