Etimología de PAREIDOLIA

PAREIDOLIA

La palabra pareidolia es un neologismo del campo de la psicología, que está constituido por los siguientes elementos griegos: παρά = pará- con el significado de 'junto a', 'al lado de', como en parásito y parasimpático; y eidôlon, que significa 'con el aspecto de', 'imagen', 'figura ficticia', 'apariencia'. Literalmente entonces, "que denota o representa algo adjunto, o externo a otra cosa, pero que no tiene nada que ver con ella". Y en efecto, pareidolia se refiere a una especie de ilusión (representación o imagen no verdadera, configurada por el engaño de los sentidos o por la imaginación), que hace a la o las persona percibir cosas inexistentes a partir de sensaciones visuales, auditivas, táctiles, etc., como cuando alguien dice percibir la figura de cosas, como animales, santos, vírgenes, personas, árboles, etc., en las nubes, manchas de la pared, rocas, troncos, montañas, como sucede con el volcán Iztaccíhuatl, localizado en las cercanías de la ciudad de México, cuya palabra proviene del náhuatl Iztac, 'blanco' y cihuatl, 'mujer', es decir, "la mujer blanca o dormida", debido a que las cumbres de este volcán permanecen todo el año cubiertas de nieve, y el imaginario colectivo dice ver en esta montaña a una mujer (cubierta de blanco) eternamente recostada boca arriba o en decúbito supino, y el hecho de que la palabra sea de origen náhuatl, nos demuestra que esta percepción es milenaria, o sea que la pareidolia es un fenómeno inherente a la naturaleza humana, desde sus orígenes.

El término pareidolia (también conocido como ilusión pareidólica, alucinación parcial o percepción de imágenes adicionales) fue introducido poco antes de 1885 por el psiquiatra ruso Victor Kandinsky (1849-1889), para denominar una alucinación visual parcial, en la cual, por ejemplo, el rostro de una persona es percibido como el rostro de alguien diferente, o donde un objeto determinado se percibe como algo distinto, como se dijo antes, en las nubes, manchas en la pared, rescabrajamientos de repellados, rocas, incluso objetos como porciones quemadas de una tortilla, la imagen lunar, pinturas rupestres, y muchas cosas más. Naturalmente que las imágenes pareidólicas dependen del contexto social, histórico y geográfico de la persona que las configura, por ejemplo, si alguien de México ve en una nube la forma de un conejo, a lo mejor un australiano va a percibir un canguro. Además de las pareidolias visuales, destacan las auditivas, como es el caso del que cree percibir voces o sonidos de animales, al escuchar el ulular del viento en el bosque o en los ventanales de una casa.

Cuando era niño, allá por los años 1950's viajaba en un tren, jalado por una vieja locomotora, desde Reynosa, Tamaulipas a Los Ramones, Nuevo León, México y una tía ya difunta me decía: escucha el ruido que hace y verás que dice: "si me pagas yo te llevo, si me pagas yo te llevo, si me pagas yo te llevo... si me pagas yo te llevo", y así sucesivamente, hasta el cansancio. Y en efecto, recuerdo que sí le encontraba ese 'significado' e iba imaginándolo por casi todo el camino, que duraba unas cuatro horas, para cubrir una distancia de sólo unos 150 kilómetros. Sin duda, una variante de pareidolia auditiva.

En diciembre de 2014 visité las Grutas de García, a unos 30 kilómetros de Monterrey, México, y durante un recorrido de unos 90 minutos, la persona que nos conducía, llevaba una linterna, de manera que por todo el camino, iba aluzando diferentes figuras rocosas, y decía: allá está 'Jesús crucificado'; aquél es 'el gorila'; observen al 'astronauta'; allá podemos ver el 'Arca de Noé'; frente a ustedes está 'el camaleón', y así de manera consecutiva. Siempre dirigía mi vista a las rocas y a veces les encontraba un vago parecido a los objetos que mencionaba, pero en ocasiones, por más que me esforzaba, nunca encontraba la forma que decía. En fín, en todo el mundo se da este fenómeno, que es capaz de ocasionar a veces verdaderos casos de admiración e idolatría entre la población. La cantidad de casos es enorme. Sin duda, un tema interesante y siempre vigente

Fuentes consultadas:

  • Academic Dictionaries and Encyclopedias. 2014. Pareidolia. Online.
  • Dirk Blom Jan. 2010. A Dictionary of Hallucinations. USA.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.