Etimología de PARDO

PARDO

La palabra pardo viene del latín pardus < griego πάρδος párdos 'leopardo'. El paso de sustantivo a adjetivo se explica por la expresión latina leo pardus, sinónimo reforzado de pardus, donde se entendió erróneamente que pardus era un adjetivo referente a las manchas de color negruzco que diferenciaban al leopardo del león; luego se extendió el empleo de pardus al caballo y a otros animales y, finalmente, a cualquier cosa. La etimología tradicional, latín pallidus, establecida desde el siglo XIX por Friedrich Diez y que Menéndez Pidal usa en su Manual elemental de gramática histórica española, como ejemplo del paso esporádico de l latina a r castellana y viceversa en contacto con dental, es inaceptable por razones fonéticas y semánticas, pues de pallidus 'amarillento' a 'negruzco' hay un trecho larguísimo.

- Gracias: Juan Carlos Moreno


El adjetivo latino pardus es una creación del latín por derivación regresiva a partir del vocablo pardălis, entendiéndose falsamente en latín que -alis era el sufijo de relación latino y creándose un falso primitivo. No es así porque pardălis es préstamo del griego πάρδαλις, que significaba leopardo o pantera y que también se aplicó a un pájaro indeterminado por el aspecto moteado de su plumaje. El término griego es un préstamo de origen oriental. Ya la palabra prestada al latín siguió designando a la fiera, y también probablemente a un tipo de pajarito, de lo que tenemos escasas muestras. Pero el latín a partir de pardălis generó la variante pardus, que según Chantraine fue reintroducida en el griego con la forma πάρδος, de manera que el griego πάρδος, de muy tardía aparición, es préstamo del latín pardus.

La forma pardus fue desplazando a pardălis en la designación del gran felino, naciendo así la forma leo pardus, y perviviendo en otras denominaciones como guepardo o gatopardo. Pardus también se especializó en designar pelajes moteados o manchados de diversos tonos, y tardíamente, al aplicarse a pelajes más propios de alimañas europeas como el lobo (de lo que da fe Isidoro de Sevilla) o el oso, acabó designando al color que llamamos pardo, entre gris y amarronado. De pardo tenemos pardillo, que designa tanto a un pajarito, como al aldeano ingenuo, bien por el pajarillo o por el color de sus ropajes, o al hombre inexperto y algo bobo, fácil de embaucar.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.