**

Etimología de NUPCIAL

-
-

NUPCIAL

La palabra nupcial viene del latín nuptialis, y como este adjetivo latino, designa todo lo relacionado con una boda. La boda en latín se llama nuptiae, de donde procede nuestra palabra nupcias. La raíz del vocablo es nub-, y pertenece a la palabra nubes, que además de significar "nube", significa velo, velo trasparente en general, especialmente el velo de las novias. Casarse, desde el punto de vista de la mujer se dice "nubere viro", que literalmente significa "ponerse el velo para un varón". Por eso cuando un varón se casaba nunca decía "nubere", pues el no se ponía ningún velo. Casarse, desde el punto de vista del varón se decía "uxorem ducere" (conducir a una esposa), expresión que hace alusión al rito de la conducción de la recién casada, tras el banquete, a la nueva morada del marido, acompañada por un cortejo que el novio dirigía. Al llegar cerca de la casa el novio se adelantaba y la esperaba en el umbral, desde donde preguntaba a la novia cómo se llamaba. La novia respondía ritualmente "Ubi tu Gaius, ego Gaia" (Allá donde tú seas Gayo, yo seré Gaya), y entonces era levantada en brazos para cruzar el umbral y evitar un posible mal tropiezo, que hubiera sido mal augurio para ella en su nuevo hogar.

Por eso "núbil" en latín (nubilis), en principio sólo se aplica a las mujeres, para expresar que están ya en edad casadera, que pueden "ponerse el velo". Sólo mucho después se ha aplicado a hombres y mujeres que ya han pasado la pubertad. Es pues la tradición romana del velo de la novia lo que da lugar a todas estas palabras, velo que preferentemente era un gran velo trasparente de color azafrán, aunque la túnica y vestimenta de la novia sí era blanca. Cubierta con el velo, tras la firma de los contratos maritales y el ritual, la novia era "desvelada" por el novio, que retiraba el velo hacia atrás y dejaba ver al descubierto su rostro, y ya después se celebraba el banquete. La tradición de los anillos, también romana, procede de los esponsales (acto de promisión muy anterior a la boda en sí, en que los prometidos intercambiaban unos anillos de hierro).

El matrimonio en sí, juridicamente se llama connubium, porque en las primeras formas de matrimonio romanas, en la variante del matrimonio religioso (confarreatio), en que los contrayentes ofrendaban un pastel nupcial, en un momento del ritual los contrayentes eran cubiertos por un velo o tela compartida que los enlazaba y caía sobre sus hombros, y ese "velo común" o compartido da pie al término jurídico. Esta forma de matrimonio religioso solemne y que no admitía el divorcio salvo con ceremonias complicadísimas, era poco practicada en época clásica, en que se preferían otras variantes de matrimonio civil, que permitían solicitud de divorcio por cualquiera de las partes si el matrimonio iba mal.

- Gracias: Helena


A los interesados sobre palabras relacionadas con los rituales entre parejas, los invito a ver: galán, pretendiente, cortejo, camelar, amor, "pedir la mano", promesa, esponsales, novia, boda, nupcial, esposo, desposado, contubernio, matrimonio, jaculatoria, tocayo, mariachi, marido, morganático, "luna de miel", cónyuge, yerno, affaire, repudio, divorcio.



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N

Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9774) añadidas al diccionario:
plúmbeo   trampolín   impétigo   erupción   rostir   calostro   lentigo   establo   anzuelo   semblanza  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
capuchino   estroboscopio   fatuo   clorofila   peyorativo   indulgencia   indulto   doblegar   impunidad   conticinio  
Último cambio: Miércoles, Octubre 1 12:12 MST 2014