Etimología de ASEDIAR

ASEDIAR

El verbo asediar tiene un claro origen latino y una evidente raíz latina, pero sobre su exacto origen se han dado desacertadas explicaciones, y una de ellas es la de Corominas. Piensa Corominas que asediar es un derivado de la palabra asedio y que esta procede del latín obsidio, obsidionis (asedio, sitio), para lo cual tiene que justificar la rareza de que el término proceda de un nominativo obsidio, y no del acusativo obsidione(m) que sería lo habitual, lo que hace aduciendo que el vocablo sería una incorporación cultista, sin explicar cómo en un cultismo, en principio más blindado al cambio fonético, pasó el prefijo ob- a una forma a-.

Mucho más acertada parece la Academia, que nos dice en el DRAE que, al contrario, asedio es un derivado castellano de efecto sobre el verbo asediar, y que este procede del latín obsidiari. En efecto obsidiari, que luego pasó a obsidiare por la regularización de los deponentes, es un verbo no muy abundantemente testimoniado, pero sí existente y probablemente habitual en el acervo popular. El primero que nos lo testimonia en el s. I d.C. es Columela, un hispano por cierto, que en su Res Rustica (9, 14, 12), dice que en determinada época del verano hay que proteger a las abejas de los avispones que las asedian (y dice obsidiantur). Obsidiari no es más que una variante del verbo más clásico y cultista obsidēre (asediar), influenciado por insidiari (acechar), derivado de insidēre por la mediación de insidia (asechanza, trampa).

Acerca de cómo pasó esta forma de ob- a a-, tratándose de un vulgarismo, podría ser una deformación vulgar relativamente caprichosa, igual que sub- pasa a formas variadas como san- o sa-, pero en este caso hay una explicación muy factible por analogía o cruce con el verbo adsidēre o assidēre. Hay en efecto en latín un verbo adsidēre (estar sentado al lado, estar acampado al lado), que por cierto no hay que confundir con adsidĕre (sentarse al lado), y que del valor de estar acampado al lado pasó también al de asediar, y con este significado lo usa por ejemplo Virgilio (Eneida, XI, 304), cuando dice cum muros adsidet hostis (cuando asedia las murallas el enemigo), y así también lo emplean Salustio, Silio Itálico y Tácito. Es muy fácil pensar para el cambio de prefijo en un cruce de obsidiare con adsidēre, e incluso sería factible y lo más verosímil, que, del mismo modo que insidēre formó insidiari, y obsidēre generó obsidiari, adsidēre generara un *adsidiari del que directamente podría venir asediar.

En cualquier caso ob- es un prefijo que indica la idea de enfrentamiento a un obstáculo y el verbo sedēre (estar sentado), como el verbo sidĕre (sentarse, aposentarse), nos dan una inmensa cantidad de términos, como sedente, sedentario, enser, sedimento, sentar, asentar, sesión, sosegar, asesor, asiduo, desidia, deseo, disidente, insidia, obsesión, poseer, presidir, presidente, presidio, residir, residuo, sisar, sobreseer, subsidio, etc. Ambos verbos latinos se asocian a una raíz indoeuropea *sed- (sentarse), que también se vincula en latín a otros vocablos, como:

  • El verbo sedare (calmar, en origen, hacer que otro se siente y se sosiegue), de donde vienen sedante, sedar, sede y asear.
  • El vocablo solium (trono) que nos da solio.
  • El vocablo sella (silla) de donde vienen silla, sillar y ensillar.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.