Etimología de MANOLO

MANOLO

La palabra Manolo viene del nombre propio Manuel y se conoce por escrito desde que la utilizara por primera vez en sus obras el autor madrileño de sainetes Don Ramón de la Cruz. Los manolos eran los habitantes del barrio del Avapiés, hoy conocido oficial y castizamente en Madrid como barrio de Lavapiés por una contracción de la preposición y el nombre (el barrio del Avapiés", al ser pronunciado rápidamente se convirtió en el barrio de Lavapiés. ¿Vamos al Avapiés o a Lavapiés?).

El Avapiés fue hasta 1492 un barrio de judíos, quienes al ser convertidos al cristianismo por orden de los Reyes Católicos cambiaron sus nombres generalmente por el de Jesús en su forma judía Emmanuel, que se perpetuó entre ellos durante siglos. Por esto también se le llamó el barrio de la Manolería.

En el ambiente popular madrileño, el manolo era un tipo de hombre que se dedicaba generalmente a trabajar el cobre o el hierro de manera ambulante con un pequeño hornillo de carbón, de ahí que también recibiera el nombre de "chispero". Por sus comportamientos sociales decir manolo o chispero era como decir majo, guapo, chulo, valiente, pues cualquier palabra mal entendida les hacía tirar de navaja y resolver la cuestión a puñaladas. Un "guapo" en el siglo XVI era un matón. Sus mujeres, hijas y hermanas eran las manolas y las majas tan celebradas en zarzuelas y sainetes hasta hoy. Sus tipos populares fueron retratados excelentemente por D. Francisco de Goya.

Tan populares fueron en el siglo XIX que los aristócratas gustaban de disfrazarse de majos, e incluso de hacerse retratar de esa guisa, adoptando no solamente el vestuario y las costumbres propias de los manolos o majos, sino también sus diversiones, bailes, música, afición a los toros, y todo en oposición a la moda de París que triunfaba en toda Europa.

El diccionario de la RAE lo define asépticamente como un hipocorístico de Manuel y dice que es una "Persona de las clases populares de Madrid, que se distinguía por su traje y desenfado".

Además, nos dice que era un tipo de coche de caballos, cosa poco de extrañar en un Madrid donde no sólo circulaban los manolos, sino también los simones y las manuelas, nombres que recibían los coches de alquiler según formas o número de caballos que los movían.

- Gracias: Pierrecubo


El término hebraico Emmanuel proviene de la lengua más antigua registrada en el mundo: la lengua de Sumeria, actual Irak. Es una palabra del tipo aglutinante ya que contiene varias palabras juntas. Se compone con:

  • EM o AM significando pueblo, nosotros;
  • ANU que es el dios supremo del panteón sumerio el cielo y
  • EL o IL que significa dios o altísimo.
Por lo tanto el significado final de EMMANUEL es que el dios del cielo esté con nosotros, por eso Isaías en la Biblia le da ese nombre al mesías Salvador que luego pasará al nuevo testamento con la figura de Jesús, Yho shua Jave Salva.

- Gracias: Diogenes


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.