Etimología de POTRO

POTRO

La palabra potro que designa principalmente a la cría del caballo hasta que muda los dientes de leche, según el DRAE es de etimología discutida.

Lo que es obvio es su parecido formal a los nombres con que se designa el potro en las distintas lenguas romances. Así tenemos poltre en catalán, poutre en francés y occitano (aunque la forma actual preferida sea poulain), póledro en italiano, poltro en astur-leonés antiguo, poldro en gallego y portugués, formas antiguas atestiguadas en portugués del s. XI como póldero, podro y póltero, e incluso púllero en antiguo aragonés. La etimología de todas estas formas es indiscutible. Todas ellas proceden del acusativo pullĭtru(m) del latín tardío pullĭtrus o pullĭter, que se especializó en designar a la cría del caballo o caballo joven, pero que seguramente primero pudo designar a un animal joven de cualquier especie, puesto que lo tenemos atestiguado en el s. I a.C., en su forma femenina pullĭtra para referirse a las gallinas jovencitas en la obra de Varrón (De Agri Cultura, III,9,9). Esta forma puede explicarse perfectamente a partir del latín pullus (cría, retoño, polluelo) con un sufijo -ter, o incluso mejor a partir de un diminutivo popular *pullitulus, que por síncopa daría *pullitlus, y por disimilación de líquidas pullĭtrus.

El problema de la forma castellana potro es que no muestra rastro de esa l presente en la mayoría de las lenguas romances. Esto es lo que hace que Corominas (Diccionario crítico-etimológico castellano e hispánico) postule para la forma castellana la existencia de una posible voz hispana prerromana pŭtrus o pŭttrus, con una geminación expresiva de la t, que explicara la ausencia de la l, y al mismo tiempo el hecho de que la t se haya mantenido y no se haya sonorizado dando como resultado "podro", o bien sin geminación pero influida por el romance andalusí que parece conservar la consonante sorda. Para ello reflexiona sobre el valor de la raíz indoeuropea pu- (*pou-) presente en las palabras latinas puer (niño), pusus o pusillus (pequeñuelo), y sobre todo compara con el sánscrito putrah y el persa antiguo puthra, palabras que significan cría de animal o hijo. Indudablemente, de pensar en una formación paralela a estos vocablos, aunque no lo especifica claramente, esa supuesta forma prerromana solo podría ser celtibérica, lengua hablada en amplias zonas de la península ibérica, pues sólo el celta tiene parentesco indoeuropeo.

Sin duda no dejan de ser sugerentes esas comparaciones, y sin embargo parece bien posible otra opción más sencilla. Existen lenguas romances en que la l que traba la sílaba una vez producida la síncopa y desaparición de la i breve, ha vocalizado, hecho fonético además muy corriente. Por ejemplo en francés poutre. La evolución en francés es pullĭtru(m)>poltru>poutre. En castellano también es normal ese fenómeno, por ejemplo en calce(m)> cauce > coz. Y tenemos un caso muy similar en alteru(m)> autro> otro, en que además la existencia de esa l hace que la t, al no ser intervocálica, no sonorice, y no sea necesario imaginar una t geminada. En ese caso la evolución castellana hubiera sido pullĭtru(m)>poltru>poutro, pero que seguramente hubiera dado "putro". Y el paso de un posible putro a potro es sencillísimo por pura analogía. Basta saber que también tenemos atestiguado en castellano antiguo del s. XI la variante poltro, y que además el castellano estaba rodeado de otras variedades romances que habían abierto en todos los casos esa u breve latina en o.

En este caso la palabra potro, del latín pullĭtrus, estaría vinculada a la raíz indoeuropea *pou- (pequeño, poco), a la que en latín se asocian palabras como paucus (poco), puer (niño), pusus (pequeño, muchacho), pauper (pobre), pullus (cría) y parvus (pequeño).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.