Etimología de PLENILUNIO

PLENILUNIO

El plenilunio es la fase lunar en la cual se observa totalmente iluminado el hemisferio visible de la luna, nuestro único satélite natural. Durante el plenilunio o 'luna llena', nuestro planeta se encuentra ubicado entre el sol y la luna, por eso es cuando suceden los eclipses lunares. Debido a que el periodo lunar de rotación y el de revolución alrededor de la tierra, duran el mismo tiempo, se dice que la luna tiene 'rotación cautiva', motivo por el cual nos muestra siempre el mismo hemisferio o 'cara'.

La palabra plenilunio proviene del latín plenilunium (luna plena o llena); vocablo compuesto por plenus (lleno), más luna (luna, la luminosa, la que ilumina).

La voz latina plenus se asocia a la raíz indoeuropea *pel-2 (llenar, magnitud), que también se relaciona con purvi en sánscrito; perena, en avéstico. Así como con las palabras griegas polys, 'mucho', de donde derivan poligamia, poliandria, polinomio, politécnico y poliploide; pleistos, 'sumamente, lo máximo', como en Pleistoceno; ploutos, 'riqueza'; plethos, 'multitud', etc. En latín, además de plenus, otros términos se vinculan a *pel-2, por ejemplo, plur-, plus, 'más'; plebs, 'multitud' y plere, 'llenar.

Además de la palabra latina luna, existe una forma antigua documentada en latín, que es losna, probablemente derivada de *louksna o *leuksna, voces no atestiguadas pero que serían la forma primitiva de la clásica palabra luna y que tendrían la misma raiz u origen que lux, lucis (luz), lucere (brillar, lucir, como el lucero), así como lumen (luz, lumbre). Todos estos términos parecen asociarse a la raíz indoeuropea *leuk (luz, brillar), también vinculado a la palabra griega leukós (blanco brillante), que forma parte de voces como: leucocito, leucorrea, leucemia, leucoplasto, leucosis, leucocitosis, y muchos más.

De los siete astros o cuerpos celestes del sistema solar que podemos ver a simple vista desde la tierra (sol, luna, mercurio, venus, marte, júpiter y saturno), sin duda, la luna ocupa el segundo sitio en cuanto a la atención que suscita en el hombre después del sol, por sus fases, luminosidad y tamaño aparente (curiosamente, el sol y la luna se ven prácticamente del mismo tamaño, debido a que, mientras que el sol tiene un diámetro 400 veces mayor que la luna, ésta se encuentra unas 400 veces más cerca de la tierra que el sol).

Se sabe que al menos desde el Neolítico el hombre ha rendido culto a las divinidades supremas femeninas, que eran diosas de la fertilidad (recordemos que un ciclo lunar dura aproximadamente lo mismo que el ciclo menstrual de la mujer), y simbolizaban a la luna con sus fases, cuyos ciclos duran algo menos que un mes de nuestro calendario. Incluso, la asociación del toro como víctima preferente de sacrificios de estas diosas, se debe a que la forma de su cornamenta se relaciona con la luna creciente, de ahí "los cuernos de la luna".

Selene, representada como una hermosa mujer con larga túnica, era la diosa o personificación divina de la luna entre los griegos antiguos, pues a ella le atribuían poderes y dominio sobre nuestro satélite natural. A Selene también se le asociaba con otra diosa muy bella y protectora de los mortales, que era Artemisa. Diversos escritores griegos de la antigüedad incluyeron a Selene en sus obras.

De la misma manera, los antiguos romanos relacionaban a la luna con una fuerza o poder activo de carácter femenino, por eso tenían en Roma un templo en su honor, pues la consideraban una diosa, y solían identificarla como Diana (Artemisa para los griegos), pues también creían que tenía poder y dominio sobre la luna.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.

Fuentes:

Levy H. David. 2007. A Guide to Skywatching. USA.

Oxford English Dictionary. 1984. USA.

Pingarrón Seco Elena. 2014. Comunicación personal.

Smith William. 2014. A Dictionary of Greek and Roman biography and mythology. Online.



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.