Etimología de APIO

APIO

La palabra apio viene del latín apium que también denominaba la misma planta, Apium graveolens L., y a su vez era un derivado de apis "abeja" (como en apicultura) porque el apio, tanto el silvestre como el cultivado, es una planta muy melífera que las abejas gustan de libar.

- Gracias: Joaqu1n


En efecto parece que la etimología que suministra Isidoro de Sevilla como derivado de apis (abeja) es dentro de los latinos una explicación tradicional antigua, aunque pueda basarse según algunos en una etimología popular, pues parece que el griego empleó el vocablo μελίφυλλον ("melíphyllon", "hoja o hierba de abeja" ), posiblemente referido al apium de los romanos, que aparece por ejemplo en Dioscórides.

En origen apium designaba tanto al apio como al perejil entre los romanos, pues las coronas de apium que en tiempos antiguos se empleaban para festejar victorias y otros eventos, sabemos que propiamente se confeccionaban con perejil. Después en la agricultura aparece descrito el cultivo de ambas variantes, el perejil sembrado junto a fuentes y puntos de riego por su amor a la humedad y el apio que puede estercolarse y atarse, para crear pencas blancas empleadas también como verdura, todo lo cual nos describen los tratadistas y Plinio muy especialmente, quien también nos informa de que las semillas de apio tardan bastante en salir en comparación con otras verduras y hierbas, y de que son utilizadas clavadas en la superficie del pan, al igual que las semillas de amapola, para aromatizarlo y hacerlo más rico. Lo que sucede es que desde el s. I aparece una nueva denominación para una variante de perejil, el perejil silvestre llamado petroselinum, préstamo del griego πετροσέλινον ("petrosélinon", perejil de roca) que aparece recogido por Plinio y ampliamente usado por Apicio en sus recetas. Este vocablo con el tiempo se convierte en la denominación específica del perejil, dando lugar a variantes vulgares testimoniadas como petrisilio, petrisilus, petrosile, petrisinum y otras, que están en la base de las formas provenzal y francesa peressil y persil, de donde lo toma el castellano adaptándolo en peregil y perejil por etimología popular.

El aromático apio era común en todos los huertos romanos y se extendió por doquier. Se le atribuyen además propiedades salutíferas y curativas. Celso por ejemplo le atribuye reiteradamente propiedades diuréticas. En relación con el nombre apium está el vocablo apiaster o apiastrum, nombre que los romanos daban a la hierba llamada melisa, procedente esta última denominación del griego, que también hace referencia a las abejas.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.