Etimología de TUTELA

TUTELA

La palabra tutela viene del latín tutēla, que significa en general protección, vela o salvaguardia que se ejerce sobre algo. Pero en el lenguaje jurídico, en Derecho Romano, la tutēla es una función jurídica propia de un tutor, función semejante a la patria potestad cuando faltaba ésta, y que se ejercía sobre todo administrando y velando por los bienes materiales del tutelado y representando a este en todo tipo de actos jurídicos. Principalmente entre los romanos la tutela era de dos tipos: tutela de menores de edad y tutela de mujeres. En la tutela de impúberes o menores de edad, si el menor era infans (hasta los 7 años), las atribuciones del tutor eran completas; si era de una edad superior, el menor podía emprender ciertos actos jurídicos por su cuenta contando con la aquiescencia del tutor. En el caso de la tutela de mujeres, las mujeres que habían perdido la patria potestad del padre por fallecimiento y no estaban sujetas a la manus de un marido por su contrato matrimonial, precisaban de por vida un tutor que validara los actos jurídicos que ellas pudieran emprender, si bien desde el s. I a.C. por el derecho de los tres hijos, si una mujer había parido tres hijos vivos podía quedar liberada de tutela. Del mismo modo, una viuda que hubiera parido tres hijos vivos podía, muerto su esposo, ejercer directamente la tutela sobre ellos. De no ser así, la muerte de un padre de menores siempre suponía el nombramiento de un tutor varón para los hijos, que ejercía una tutela que podía ser testamentaria (si el padre había nombrado por testamento al tutor de sus hijos para caso de fallecimiento) o legítima (cuando no había un tutor testamentario, desde las leyes de las XII Tablas allá por el 450 a.C., estaba prescrito que ejerciera de tutor el agnado varón mayor de edad más cercano en parentesco).

La palabra tutēla se forma con un sufijo -ēla especializado en acciones/cualidades, variante alargada del viejo instrumental resultativo -la, y se forma sobre la raíz del verbo tuēri, que significa proteger, pero también mirar o contemplar, mirar por, de ahí que de ese verbo también procedan intuir e intuición que suponen una especie de contemplación interna de algo, y de ahí asimismo tutor (protector). Se ha discutido cuál es el significado primario de tuēri y en principio se pensaba que es el de mirar (y de ahí, mirar por, velar, proteger), sobre todo a raíz del orden lógico que da el gramático Varrón para este término. Sin embargo, con arreglo a la distribución de sentidos de su posible raíz en algunas otras lenguas indoeuropeas, parece que el significado primario del verbo sería "proteger", siendo el otro un desarrollo secundario.

Pokorny dio para este verbo una raíz indoeuropea *teu-2 (observar, escuchar) que está totalmente refutada, así como su grupo de relaciones. Mucho más modernamente se ha propuesto una raíz indoeuropea *teuƏ-/touƏ- con la idea de proteger, velar y ser fuerte frente a algo, que reúne también a vocablos del grupo indoiranio que conllevan la idea de ser fuerte, de los que ya Ernout y Meillet recogieron una hipotética relación. Es decir, su sentido primitivo sería el de proteger y guardar, y el sentido de mirar sería sólo una derivación secundaria latina de la idea de guardar y vigilar. Ver al respecto una actualización resumida del tema en el diccionario etimológico latino de De Vaan.

Los romanos tenían una diosa Tutelina o Tutilina, una de esas entelequias filosóficas, encargada de la protección de lugares, colonias, personas…, que por cierto tuvo bastante culto en Hispania. Su nombre se derivaba de la palabra tutēla, y a veces se la denominó simplemente Tutēla.

El Derecho Romano preveía también una serie de situaciones en que las personas podían tener necesidad esporádica o temporal de un protector o representante legal parcial o de atribuciones parciales, que no era exactamente un tutor (ver curatela).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.