Etimología de PROPULSIÓN

PROPULSIÓN

La palabra propulsión viene del latín propulsio, propulsionis (acción y efecto de empujar hacia adelante, impulso), voz que encontramos atestiguada tardíamente, por ejemplo en el gramático Servio (s. V d.C.) y luego en latín medieval en diversos autores, aunque la voz es plenamente clásica en su formación y debe de ser más antigua.

Se trata del nombre de acción con sufijo -(t)ion del verbo propellĕre (empujar hacia delante, hacer avanzar), formado a partir de su supino propulsum, de donde también deriva el frecuentativo propulsāre que nos da propulsar. El verbo se compone de un prefijo pro- (hacia adelante) y el verbo pellĕre (empujar, impeler), cuyo supino es pulsum. De ahí palabras como pulso, pulsar, compeler, impeler, impulso, expeler, repeler, compulsivo, pujar, etc.

Este verbo latino se asocia a una raíz indoeuropea *pel-5 (empujar, impeler, presionar), que también se asocia en latín a los verbos appellāre (llamar, dirigir la palabra, mover a uno a una respuesta) e interpellāre (interrumpir con la palabra), y asimismo al verbo polīre (alisar por presión, pulir) que nos da pulir.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.