Etimología de MISA

MISA

La palabra misa viene del latín missa (despido), pues al terminar la ceremonia se decía "Ite, missa est" o sea, "Váyanse, es el despido", a lo que los fieles contestaban "Deo gratias". Missa viene del verbo mittere, que se parece a "meter" (pues meter también viene de mittere), pero significa "enviar" y "arrojar". Este verbo se asocia con la raíz indoeuropea *smit (tirar, arrojar).

Añadiendo un prefijo a mittere se forman los siguientes verbos:

  • Cometer - de committere, formado del prefijo com- (con-) y mittere (enviar).
  • Prometer - de promittere, formado del prefijo pro- (adelante-) y mittere (enviar).
  • Admitir - de admittere, formado del prefijo ad- (hacia, cerca) y mittere (enviar).
  • Dimitir - de dimittere, formado del prefijo dis- (de arriba abajo) y mittere (enviar).
  • Emitir - de emittere, formado del prefijo ex- (afuera) y mittere (enviar).
  • Obmitir - de omittere, formado del prefijo ob- (contra) y mittere (enviar).
  • Omitir - de omittere, derivado del prefijo ob- (hacia, contra) y mittere (enviar).
  • Permitir - de permittere, formado del prefijo per (a través de) y mittere (enviar).
  • Remitir - de promittere, formado del prefijo re- (repetición, vuelta atrás) y mittere (enviar).
  • Transmitir - de transmittere, formado de trans- (de un lado a otro) y mittere (enviar).

El supino del verbo mittere es misssum, de ahí missa. Así tenemos también:

  • Premisa - formado del prefijo prae (antes).
  • Promesa - de promissum, formado del prefijo pro (hacia adelante, para el futuro).
  • Misil - de missilis, formado con missus, pretérito participio de mittere, más el sufijo -ilis (posibilidad pasiva), o sea "que puede ser enviado".
  • Misiva - de missus ("enviado") más el sufijo -ivo que indica relación pasiva o activa.Se refiere a mensaje, comunicación escrita.
  • Misión - de missio, formado con el sufijo -io (-ión).
    • Admisión - acción y efecto de recibir (ad- indica hacia).
    • Comisión - conjunto de personas (con-) enviadas a hacer una tarea.
    • Emisión - expulsión de algo (ex- indica hacia fuera).
    • Inmisión - infusión o inspiración (in- indica hacia dentro).
    • Sumisión - allanamiento, sometimiento (sub- indica abajo).
    • Insumisión - falta (in-) de sumisión u obediencia.
    • Intermisión - Interrupción de la acción (inter- significa entre).
    • Intromisión - Acción y efecto de meterse entre medio (intro- significa hacia dentro)
    • Omisión - incumpliendo de una tarea (ob- indica contra).
    • Permisión - acción de dejar pasar (per- indica completamente).
    • Pretermisión - incumpliendo de una tarea (preter- indica excepto).
    • Promisión - promesa (pro- indica adelante).
    • Repromisión - repetir una promesa (re- indica hacia atrás).
    • Remisión - entre otras cosas, retrocesión de un proceso, o cuando pierde intensidad, como cuando decimos 'remisión de los síntomas', en el caso de un padecimiento o enfermedad que se ha ido (re- indica hacia atrás).
    • Transmisión - acción y efecto de enviar de un lado a otro (trans-).
  • Omiso - de omissus, formado con el prefijo ob- que indica confrontamiento y missus (mandado). Es decir, flojo, que no obedece.
  • Remiso - de remissus, formado con el prefijo re-, que indica "hacia atrás" y missus (mandado, enviado). Es decir flojo, que se retira de una dirección estipulada.
  • Sumiso - de submissus, formado con el prefijo sub- (debajo) y missus (mandado, enviado).

Propiamente "ite, missa est", significa "marchad, (la asamblea) ha sido disuelta". Se trata de una forma del verbo mittere que además de enviar significa dejar marchar, disolver o despedir un grupo.

- Gracias: Helena


La palabra misa; como significa una ceremonia peculiar del culto católico, y dicha religión ha sido la obligatoria durante muchos siglos en los estados donde se hablaba español; se ha convertido en una palabra hondamente arraigada en la lengua y se ha prestado a muchos giros y modismos, generando también léxico derivado.

A la acción de celebrar la ceremonia se suele llamar decir misa y esta locución tomó un sentido coloquial que significó más o menos negar valor a lo que otro dice, pues se jugaba con los dos sentidos, el literal y el específico religioso. Cuando se dice "Fulano puede decir misa" se está desautorizando lo que dice Fulano, porque puede sin impedimento decir la palabra misa, pero eso no implica que pueda celebrar la ceremonia de la misa. En la época en la que no ser católico implicaba un serio peligro para la integridad personal muchos de los insultos e improperios hacían referencia real o supuesta a la diferencia entre ser cristiano de grado o por fuerza, y así, cuando Quevedo se arrebata a insultar ciego de ira a Juan Pérez de Montalván, después de haberlo llamado simultáneamente moro y judío, al uso de la época ("rabí con fondo abencerraje"..., "el non plus ultra perros y judíos"), le espeta un sarcasmo del calibre de "atiende, que no es misa lo que digo", con lo que le retuerce el doble sentido: Lo que digo es importante, no es decir misa, sumado a que como eres, por muy cura que seas, descendiente de conversos, la misa te entra por un oido y te sale por el otro, porque los de tu condición vais a oir misa para que os vean, pero no atendéis.

Cuando un cura dice misa por primera vez se dice que la "canta" y de ahí se han formado las palabras la cantamisa para la ceremonia y el misacantano para el celebrante. El libro de los ritos y liturgias para la misa es el misal. Más raras o coloquiales eran, para decir la misa el cura y oirla los fieles, el verbo misar y el sustantivo misario, que se decía del monaguillo que ayudaba en misa.

- Gracias: Joaqu1n


Me parece un error algunas de las cosas que plantea Joaquín en la intervención anterior. Es falso que la misa sea un rito peculiar del rito católico, lo es del rito de todas las ramas cristianas desde mucho antes de su diversificación: armenios, coptos, ortodoxos, anglicanos, protestantes, etc. celebran misa exactamente igual que los católicos, con la única diferencia de detalles del ritual (de cara o de espaldas a los fieles, con más o menos cantos, etc.). Puede variar la denominación del ritual que se llama "santa misa" tanto para los católicos, como para anglicanos o la mayoría de protestantes, mientras otros lo denominan "divina liturgia" o "eucaristía". Pero es idéntico en todo, en los rezos y plegarias que se pronuncian y en todas sus partes. En todas partes la realizan los curas o sacerdotes y en todas partes el cristiano en determinados días tiene la obligación de acudir a ella.

Otra cosa que puede llevar a una visión parcial (y falsa por parcial) es afirmar, como si fuera un hecho exclusivo de los estados donde se hablaba español, que " dicha religión (la católica) ha sido la obligatoria durante muchos siglos en esos estados" y además que hubo "una época en la que no ser católico implicaba un serio peligro para la integridad personal", como si eso fuera una característica exclusiva, bien del catolicismo, bien de los estados españoles. Sin duda eso es todo cierto, pero hay que decirlo todo. Y es que en las épocas tratadas de los s. XVI y XVII, de enconamientos político-religiosos, tan obligatoria era la religión católica en los territorios de habla española, como en Italia o Baviera, y tan peligroso para la vida o la integridad era no ser católico en los países católicos, como no ser anglicano en Inglaterra, no ser protestante en Suiza, el norte de Alemania u Holanda, por ejemplo. Hablamos de un mundo de credos enconados y uso político de las religiones, hablamos de las épocas de la más cerrada intolerancia, pero para todos o para casi todos, no exclusivamente para españoles o para católicos. Afortunadamente en Europa y en la cultura occidental en su conjunto, esas etapas se superaron hace mucho. Lamentablemente en otras culturas la sociedad en buena parte se halla en un estado previo a la Ilustración, y desde luego se corre un serio peligro siendo ateo, e incluso, perteneciendo a minorías religiosas de antiquísimo arraigo (si no que se lo digan a los cristianos coptos de Egipto en la actualidad), lo cual sí resulta completamente anacrónico en el s. XXI, cuando en el XVI y XVII era la tónica habitual para casi todos.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.