-

MISA

La palabra misa viene del latín missa (despido), pues al terminar la ceremonia se decía "Ite, missa est" o sea, "Váyanse, es el despido", a lo que los fieles contestaban "Deo gratias". Missa viene del verbo mittere, que se parece a "meter" (pues meter también viene de mittere), pero significa "enviar" y "arrojar". Este verbo se asocia con la raíz indoeuropea *smit (tirar, arrojar).

Añadiendo un prefijo a mittere se forman los siguientes verbos:

El supino del verbo mittere es misssum, de ahí missa. Así tenemos también:


Propiamente "ite, missa est", significa "marchad, (la asamblea) ha sido disuelta". Se trata de una forma del verbo mittere que además de enviar significa dejar marchar, disolver o despedir un grupo.

- Gracias: Helena


La palabra misa, como significa una ceremonia peculiar del culto de la religión cristiana de rito católico, y, con este rito exclusivamente, dicha religión ha sido la obligatoria durante muchos siglos en los estados donde se hablaba español, se ha convertido en una palabra hondamente arraigada en la lengua y se ha prestado a muchos giros y modismos, generando también léxico derivado.

A la acción de celebrar la ceremonia se suele llamar decir misa y esta locución tomó un sentido coloquial que significó más o menos negar valor a lo que otro dice, pues se jugaba con los dos sentidos, el literal y el específico religioso. Cuando se dice "Fulano puede decir misa" se está desautorizando lo que dice Fulano, porque puede sin impedimento decir la palabra misa, pero eso no implica que pueda celebrar la ceremonia de la misa. En la época en la que no ser católico implicaba un serio peligro para la integridad personal muchos de los insultos e improperios hacían referencia real o supuesta a la diferencia entre ser cristiano de grado o por fuerza, y así, cuando Quevedo se arrebata a insultar ciego de ira a Juan Pérez de Montalván, después de haberlo llamado simultáneamente moro y judío, al uso de la época ("rabí con fondo abencerraje"..., "el non plus ultra perros y judíos"), le espeta un sarcasmo del calibre de "atiende, que no es misa lo que digo", con lo que le retuerce el doble sentido: Lo que digo es importante, no es decir misa, sumado a que como eres, por muy cura que seas, descendiente de conversos, la misa te entra por un oido y te sale por el otro, porque los de tu condición vais a oir misa para que os vean, pero no atendéis.

Cuando un cura dice misa por primera vez se dice que la "canta" y de ahí se han formado las palabras la cantamisa para la ceremonia y el misacantano para el celebrante. El libro de los ritos y liturgias para la misa es el misal. Más raras o coloquiales eran, para decir la misa el cura y oirla los fieles, el verbo misar y el sustantivo misario, que se decía del monaguillo que ayudaba en misa.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 

-

A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  Ñ  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

-

Estas son las últimas diez palabras (de 11.739) añadidas al diccionario:
grajo   rátidas   melva   milano   emú   cigala   criocirugía   edafón   adenopatía   otario  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
estudio   noticia   conocer   consolar   deuterio   pensar   versus   quechua   parte   Gondwana  
Último cambio: Jueves, Junio 30 22:22 MST 2016
-
Política de Privacidad - Copyright www.dechile.net. (c) 2001-2016 - Todos los derechos reservados