Etimología de TESTAMENTO

TESTAMENTO

La palabra testamento nos llega del latín testamentum, vocablo que en latín clásico llega a significar lo que hoy entendemos por testamento, es decir declaración con valor jurídico que de sus últimas voluntades hace alguien, disponiendo el destino de bienes y de asuntos que le atañen para después de su muerte. Pero en origen no era así y esa palabra no significaba en latín específicamente eso.

El vocablo testamentum se forma con un sufijo complejo *-men-to, que como el simple -men es de origen indoeuropeo y significa medio, instrumento y resultado de una acción, conceptos desde muy antiguo asociados en los sistemas sufijales de la lengua. Testamentum, como testamen que también existe, en origen es el resultado de la acción del verbo testari, y también el medio, herramienta jurídica o formulismo de actuación para realizar esa acción, así como el derecho que uno tiene a realizarla. Y el verbo testari lo que significa es aportar algo como testimonio, también tomar testimonio, atestiguar, a veces probar o demostrar con un testimonio. De manera que testamentum era en origen el resultado patente de la prestación de un testimonio tanto como el medio o la forma jurídica establecida para hacerlo, sentidos que tenemos absolutamente probados en latín y que abarcaban una multiplicidad de acciones diversas. Lo que sucede es que en los tiempos más arcaicos, la declaración de últimas voluntades respecto a la herencia de bienes era un acto más de este tipo, pues se realizaba haciendo el interesado una declaración oral ante los comicios convocados (asambleas del pueblo) y tomando a la asamblea por testigo. Con el tiempo, a la vez que se desarrollaban otras formas jurídicas de expresión y recogida de estas últimas voluntades, los hablantes fueron restringiendo el uso de la palabra testamentum para este valor específico, dado que concurrían también las formas testamen, testis (en origen testimonio o prueba, luego persona que lo emite) y testimonium, que con un elemento -monium con idea de conjunto de normas que constituye una institución o algo establecido, expresaba la acción jurídica de prestarlo o el conjunto de pruebas aportadas a una causa. Esta restricción paulatina de testamentum a la expresión de últimas voluntades y al derecho de ejercerla (propio de los ciudadanos), influyó también sobre el verbo testari, que adquirió en algunos contextos y a veces la acepción de expresar jurídicamente esas voluntades, que es el valor que quizá hoy prevalece en nuestro verbo testar, si bien también ha conservado su antiguo sentido genérico de actuar como testigo.

El verbo testari es un derivado de la palabra testis, vocablo latino que en origen significa sobre todo lo que hoy entendemos por testimonio, es decir, la prueba material o declaración oral que se establece o se mantiene como tercer elemento a considerar en una causa entre dos partes. Sólo más tardíamente y por extensión se aplicó el nombre de testis también al testigo, es decir, a la persona que aporta el testimonio y de cuya declaración depende la prueba o indicio aportado. Que la palabra testis viene de *trestis, que en origen sería *tristis, con una reducción de erre, se fundamenta bien por los paralelos en osco, lengua itálica hermana del latín, como trstus (=testis) o tristaamentud (=testamentum), que nos muestran bien clara la conservación de esa erre.

La palabra testis se compone pues de la raíz del numeral tres (tres), que depende de una raíz indoeuropea *trei-, y la del verbo stare (estar en pie, erigirse, establecerse), que tantísimos vocablos nos ha proporcionado y que se asocia a una raíz indoeuropea *stā- (estar en pie).

El verbo testari nos proporciona también verbos prefijados, como obestar, detestar y contestar. Obsérvese que estos dos últimos, en origen verbos jurídicos, han pasado a la lengua corriente, pero detestari en origen, con un prefijo de- que indica degradación (movimiento de arriba a abajo), en origen era rechazar un testimonio o a un testigo por considerarlo inválido o falso. Y contestari significaba llevar a un encuentro (con-), careo y contraposición, los testimonios o testigos de una y otra partes enfrentadas en presencia de ambas.

De los antiguos valores diversos de testamentum, como resultado de la acción de atestiguar, encuentro ante testigos o acuerdo testificado, es en cierto modo también prueba el uso de la palabra por parte del latín eclesiástico, del que nos vienen las expresiones Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Como comprenderán ahí no hay testamentos en sentido de herencias ni nada parecido. Se eligió la palabra latina testamentum para traducir el vocablo griego διαθέκη ("diatheke"), que significaba disposición, ordenamiento, especialmente ordenamiento derivado de un pacto o alianza ante testigos. Los antiguos cristianos (y seguramente también anteriormente los judíos) entendían que esos escritos eran el resultado de una especie de alianza o pacto jurídico entre Dios y los hombres, y contenían la normativa y reglamentación que de ello se derivaba, por eso eligieron para designar este conjunto de escritos la palabra griega διαθέκη, y luego encontraron adecuado el traducirlo al latín por testamentum, lo que indica que este vocablo aún podía conservar este valor.

Las palabras testamentum y testari no tienen absolutamente nada que ver por origen con el vocablo latino testa (caparazón, concha, recipiente de barro, cráneo humano o animal), que nos da testarazo y testuz y en muchas lenguas romances la palabra cabeza, ni con la otra palabra testis que significa testículo.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.