Etimología de PATO

PATO

La palabra pato es de origen árabe, viene de بَطّ baṭṭ, que estaba tomado del persa بَت bat escrito también ahora بط baṭ por influencia del árabe. La palabra árabe del fondo semítico original era إوزّ iwazz, que se aplicaba indistintamente a las ocas y a los patos, pero al introducirse la palabra persa permitió distinguir unos de otros. El latín sí distinguía perfectamente anser "oca" de anas "pato" y en español se decía para uno (Anser anser L.) tanto oca (del latín auca, usado para los gansos completamente blancos), como ganso (germanismo del gótico *gans), ánsar y el antiguo diminutivo ansarón (del latín anser), mientras que para el otro (Anas platyrhynchos domesticus L.) se usó el término romance correspondiente, ánade, al que pronto se le añadió el arabismo popular pato, aunque Corominas no está de acuerdo y sostiene que pato es una palabra onomatopéyica común a muchas otras lenguas, pero no siempre tenía razón el gran etimólogo. Lo que le pasaba es que le parecía imposible que de una b árabe saliera una p romance, pero no tuvo en cuenta que, aunque el árabe clásico no tiene el fonema p, en el árabe andalusí sí que se pronunciaba, con mayor o menor acierto, porque se prestaba a errores o ultracorrecciones, pero se daba, y en árabe andalusí está registrado páṭṭah plural paṭṭ "pato"(F. Corriente, 1997. A Dictionary of Andalusi Arabic. Leiden: Brill, pág. 56).

El catalán no aceptó el arabismo, dijo en lo antiguo ànet que luego derivó, por un lado, sustituyendo la oclusiva final en ànec, que se usa más en catalán occidental y valenciano, y por otro, con sonorización de intervocálica en àneda, que se usa más en el oriental y el insular. Pero por Valencia se le ha introducido el castellanismo pato, que se usa ya incluso en el catalán oriental, aunque está considerado un vulgarismo poco pulido.

En portugués sí se dio el arabismo, pero en Brasil, al llamarse con el mismo nombre otras especies de anátidas nuevas, se ha producido la especialización de llamar al pato antiguo del viejo mundo pato marreco ("pato con lordosis o joroba pectoral"), o simplemente marreco, y reservar pato para las nuevas especies.

Hay un dicho, común al español y al al portugués, pagar el pato / pagar o pato que significa cargar con las consecuencias de algo, se haya hecho o no. Pero este es otro pato. Se emplea especialmente para cuando uno no tiene culpa y le cae encima algo. Es un dicho muy antiguo -en español se encuentra en Quevedo (Cuento de cuentos), y siglos antes- del que se han dicho muchas cosas para explicarlo, algunas mejor inspiradas que otras.

Unos piensan que tiene que ver con el juego americano del Cono Sur (declarado en Argentina juego nacional) llamado el pato. Una especie de polo en la que se disputaban antiguamente un pato de verdad, como los afganos el borrego. Son las acepciones 4ª y 5ª del DRAE.

Cejador lo quería traer del vascuence bat, "uno", con poca fortuna.

Otros, siguiendo a Casiodoro Reina (Biblia castellana, Basilea, 1569, citado por Manuel Lozano Pérez Ramajo en su Apología del asno, Madrid 1826, pág. 84) piensan que fue producto de la inquina contra los judíos en tiempos de la inquisición, que como la palabra Torá la mudaba la gente en "tora" y decían que los judíos adoraban a una becerra, la palabra Pacto (la alianza con Dios), pronunciada pato, fue el origen de que se dijera contra ellos "aquí pagaréis el pato". Esta historia le gusta mucho a tanta gente que se encuentra repetida por doquier, pero suena traída por los pelos.

Parece claro que, como dice el DRAE en pato2, este pato tiene relación con pacto, y así se pronunció alguna vez en el español del s. XV y en el del XVI, y lo siguen pronunciando así los gallegos, pero para la etimología más sensato parece seguirle la pista hasta el italiano, donde pagare il patto significa sencillamente cumplir con las condiciones a las que uno se ha comprometido previamente. El verbo pagare es el cognado de "pagar", pero también, en sentido figurado vale por "pagar las consecuencias, expiar" (scontare, espiare) y un patto en principio es un "pacto", sí, pero en un sentido extensivo significa también las condiciones pactadas a las que se obligan las dos partes. Por tanto pagare il patto en italiano es cumplir lo prometido, aunque no agrade. Si uno avaló a otro, por ejemplo, comprometiéndose a pagar si aquel no lo hace, cuando se declara insolvente el avalado el infeliz avalista tiene que pagare il patto.

Hubo muchísimas palabras y expresiones italianas que se introdujeron en el español y esta tiene toda la pinta de ser una de ellas. Y si la relacionamos con el léxico de las hipotecas y los préstamos, más razones hay para suponerle origen italiano, dado el número de prestamistas genoveses que recorrían los reinos peninsulares de Portugal, Castilla y Aragón desde el s. XV financiando las empresas imperiales de unos y otros.

- Gracias: Joaqu1n


Es común llamar "pato" al orinal que usan en los hospitales. Es para hombres y la botella tiene una forma ondulada que puede recordar al cuerpo de un pato. La otra versión del orinal hospitalario es la denominada "cuña", pues tiene esa forma por insertarse bajo el cuerpo del paciente. Es decir, ambos son fenómenos de metonímia: la forma ha acabado designando al objeto.

Y sólo por ratificar a Joaqu1n, que bien dice: "Pacta sunt servanda" (los pactos han de cumplirse) es un principio fundamental del Derecho, tanto del Internacional (Convenios, Tratados, etc.) como del Privado (todo contrato), pues sin "seguridad en el tráfico jurídico" nadie podría exigir el cumplimiento de las obligaciones.

- Gracias: TKC


Otras acepciones que se le da a la palabra "pato" en Chile incluyen:

  • Un pato, especialmente un "colipato", se refiere a un hombre homosexual, probablemente por la manera de mover el poto al andar que tiene el pato.
  • Pato malo es un delincuente, ver: patota.
  • Andar pato es andar sin dinero.
  • Dar un pato es dar un beso.
  • También hay una hierba llamada "hierba pato", que lleva ese nombre pues crece en pantanos.
  • Hay un juego que se llama pato y consiste en tirar una piedra plana, para que rebote múltiple veces en el agua.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.