Etimología de MUSIVARIA

MUSIVARIA

La palabra musivaria designa a la técnica y arte de elaborar mosaicos. El vocablo es cultismo procedente del latín, de la forma femenina del adjetivo musivarius, que significa tanto lo relativo a un mosaico como el artesano que elabora mosaicos. Este adjetivo se forma con un sufijo de relación -arius sobre el adjetivo musivus-a-um, empleado en latín imperial, en la expresión opus musivum (obra musiva), para denominar al mosaico. Esta forma musivus, parece ser una adaptación al latín del griego μουσεῖον ("museion", lugar de musas, centro de arte, centro de saber), que al parecer en griego muy tardío designó al mosaico, aunque otros piensan que es derivado latino directo de la palabra Musa, préstamo del griego μοῦσα. Y es curioso que los romanos tomaran este vocablo del griego tardíamente, seguramente sólo por una moda o gusto por las palabras griegas, porque el arte del mosaico no es propiamente griego y los griegos de época clásica no elaboraban mosaicos, a no ser que se consideren así sus toscos pavimentos de cantos rodados de río o fragmentos de barro incrustados. El mosaico propiamente empieza a desarrollarse en las ciudades helenísticas de Asia Menor, pero son sobre todo los romanos los que depuran este arte y lo llevan a su esplendor, convirtiéndose en los grandes maestros del mosaico, con el que revestirán lujosos y muy extensos pavimentos y también muchas veces muros y paredes.

Los mosaicos eran pues denominados al principio con términos netamente latinos, que son varios según el tipo de mosaico. Así al más habitual, constituido por pequeñas teselas de medio centímetro a dos centímetros de grosor, obtenidas de diversas piedras de colores e incluso alternadas con otras de pasta de vidrio, se le llamaba opus tesselatum. A las obras más finas, hechas con teselas milimétricas capaces de imitar un efecto pictórico, se las denominaba opus vermiculatum, como si fuera la obra de un gusanillo. Y a otro tipo de mosaico, de carácter meramente geométrico, obtenido por incrustación de piezas planas más grandes de mármoles o granitos seccionados en diversas formas geométricas se le llamaba opus sectile. Es más tarde, en época imperial cuando surge la expresión opus musivum para referirse a cualquier tipo.

La palabra μουσεῖον deriva en efecto de μοῦσα, que designaba a este tipo de divinidades consideradas como "guardianas de la memoria", cuyo nombre suele vincularse a la raíz indoeuropea *men-1 (pensar), raíz que en latín genera múltiples vocablos, de los que conservamos muchos, como mente, demente, mentir, mención, reminiscencia, admonición, mostrar y un largo etcétera.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.