Etimología de MOJITO

MOJITO

El mojito es un conocido cóctel o combinado de soda, azúcar de caña, lima y yerbabuena con ron (si es mojito cubano) o tequila (si es mexicano). Otros cócteles derivados del mismo varían en la fruta ("para gustos están los colores") y algunos llevan otros alcoholes que no son ni ron ni tequila, siendo discutible entonces que se puedan llamar igual (como sucede con la distinción entre el "Cuba-Libre" -de ron y cola- y el "Raff" -de gin y cola-: ¡pedir un *"cubalibre de ginebra" es un sacrilegio!).

La invención de tal combinado es atribuido a los estadounidenses en el período de su Ley Seca, durante el cual gánsters y sedientos acudían a México y a Cuba, donde cambiaron al originario bourbon por el tequila y el ron. Fue popularizado por Ernest Hemingway ("My mojito in La Bodeguita...": en "la Bodeguita del Medio" cuelga su frase manuscrita -al menos estaba cuando fui, y he de creer que escrita de su puño y letra-).

Etimología: Parece ser que "mojito" viene de una mala pronunciación de "mojadito" (diminutivo del participio de mojar, derivado del verbo latino vulgar molliāre), en base a que en EE.UU. se denomina mojo a combinados (o ponches) de frutas con licores. Pero hay otras dos opciones:
  • El viaje del mojo:

El nombre "mojo" se atribuye a que en Cuba se usaba un aliño (salsa o mojo) que contenía lima, así que si se quería "ron con lima" se pedía un trago con mojito (un poco de lima). Según esta versión, mojito vendría de mojo (aliño), proviniente del mojo (salsa) de las Islas Canarias y éste vendría del moje de la Península.

En la Península hay muchos platos denominados moje (o mojete) desde aliños a guisos, pasando por ensaladas, éstas generalmente de tomate con huevo y otros ingredientes (aceite de oliva, aceitunas, atún u otros). Ejemplos: moje de bacalao, de tomate, de patatas, de calabaza, de pimientos, de espinacas, de acelgas, de peces... Y moje viene, como el molho (salsa) portugués, del latín mollare.

En las Islas Canarias (las islas afortunadas) hay dos tipos de salsas: el mojo verde y el mojo rojo (y de este hay mojo encarnado, mojo picón, etc.) según lleve pimiento verde o rojo. Las Islas afortunadas son puente entre la Península y las Américas, como se puede apreciar también en el lenguaje (acento, seseo, voseo...), y particularmente en el léxico (guagua, etc.).

Así, en Hispanoamérica muchas salsas reciben el nombre de mojo (rosa, de queso, de camarones...), por el mojo canario sin duda alguna.

  • El "mojo mágico":

Una última opción sería entender que mojito significa "pequeño embrujo/pequeña pócima" pues derivaría de palabra moco'o ("hombre medicina": un hechicero/curandero) del fulfude (idioma de los fulani, pueblo nómada africano) que habría llegado a América con el tráfico de esclavos. Y en ese sentido en el creole de Lousiana encontramos mojo como "hechizo".

Y de esta palabra es de la que deriva el famoso mojo (pronúnciese a la portuguesa: [mollo]) de "Austin Powers 2: The Spy Who Shagged Me" (1999, en España "Austin Powers: La espía que me achuchó" y en Hispanoamérica "Austin Powers, el espía seductor").

Pero más parece casualidad homofónica, ya que en Cuba -que es tierra de santería- no se le da tal sentido, y sólo desde la perspectiva creole se puede tener a África como origen del mojito.

- Gracias: TKC


La palabra mojito es un diminutivo de mojo, y mojo (aliño, aquello con que se riega, baña o ablanda algo), así como moje, viene por derivación regresiva de mojar, y mojar efectivamente viene de la forma vulgar latina *molliare, en que el grupo -lli-simplificado acaba guturalizando. Esta forma no sería sino una variante vulgar del verbo latino mollire (ablandar, reblandecer), del que también vienen vocablos como mullir y emoliente. El verbo se deriva del adjetivo latino mollis (suave, blando) que da al castellano palabras como muelle (en el sentido de blando y relajado), molla, mollera, mollar, molicie y molusco (por su carne blanda).

El adjetivo mollis se vincula a una raíz indoeuropea *mel-4 (como siempre con vocalismo alternante e/o) que significa suave, y que con una variante radical en grado cero *ml- y una sufijación, parece que da lugar también en latín al adjetivo blandus (cariñoso, suave y mimoso), de donde blando y blandura.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.