Etimología de MISTIFICACIÓN

MISTIFICACIÓN

La palabra mistificación es la acción o efecto del verbo mistificar, que es definido por el DLE como engañar, embaucar, falsear, falsificar o deformar, y tiene una variante mixtificar por una errónea identificación popular con mixto, del latín mixtus (mezclado), como si mistificar se tratara de elaborar una mezcla falseada. Pero no es ese su origen, ni su sentido es simplemente el de un engaño o falseamiento cualquiera.

Practicar una mistificación o mistificar es algo más sutil. Es reinterpretar una realidad o parte de unos datos reales dándole la apariencia de otra cosa, incluso que a veces no "puede ser comprendida" por una sana percepción directa de los hechos y es en teoría "interpretable" según unos parámetros propios de iniciados unas veces, propios de una doctrina previamente asumida o multitud de factores similares. Por poner unos ejemplos extremos, mistificación es cuando Galileo mostró sus postulados con las imágenes de un telescopio a sus inflexibles jueces y ellos reinterpretaron esa realidad por la teoría de los "engaños del Maligno". Mistificación es cuando el "padrecito Stalin" no estaba cometiendo evidentes crímenes horribles e injustas deportaciones a Siberia de gente sin un delito demostrable, sino "defendiendo la revolución de sus criminales enemigos". Mistificación es cuando en partidos políticos, sectas religiosas y demás organizaciones similares, el líder o el sumo sacerdote "siempre tiene razón" por muchas barbaridades que cometa, porque todos sus actos tienen una segunda explicación doctrinaria que "no está al alcance de cualquiera", pero que puede desgranarse y argumentarse con mil razones aparentemente verosímiles. Estas y otras cosas. Pero la mistifición es mucho más común que todo esto y a veces está mucho más presente en la vida cotidiana, a veces para generar engaños "verosímiles" en otros, y en otras ocasiones para servir al autoengaño, de manera que uno mismo crea sus propias mistificaciones.

Y es que el verbo mistificar es adaptación del francés mystifier, un cultismo acuñado en francés en el s. XVIII con el elemento -ifier, del latín -ificare, dado en compuestos con el verbo facĕre (hacer), vinculado a la raíz indoeuropea *dhē-(poner, establecer). Su primera raíz viene del latín mysta o mystes (el que está iniciado en los misterios religiosos), traslación al latín del vocablo religioso griego μύστης ("mystes"), que significa "iniciado", y del que deriva la palabra μυστήριον ("mystérion", culto religioso mistérico que sólo podían practicar o entender sus iniciados), que también es prestada al latín como mysterium y de ahí nuestra palabra misterio. La palabra μύστης se deriva del verbo μύω ("myo", cerrar los ojos, aunque en origen cerrar los labios) que se vincula a una raíz indoeuropea *mu-1 (sonido hecho con los labios cerrados), que también encontramos en palabras latinas como mutus (mudo) o el verbo mussitare (musitar, murmurar).

Se entenderá pues perfectamente que mistificar es falsear, haciendo de cualquier cosa real algo que es interpretable y verosímil de otro modo, según criterios de supuestos iniciados o determinadas doctrinas o creencias que cierran los ojos a una realidad común para abrirlos a otra realidad mística o meramente dogmática.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.