Etimología de ANTINOMIA

ANTINOMIA

La palabra antinomia tiene como primera acepción la de contradicción entre dos preceptos legales, pero su acepción más habitual se da en lógica y filosofía como contradicción entre principios lógicos. El vocablo nos llega del latín antinomia, introducido como término jurídico y como término retórico por Quintiliano en el s. I d.C. El vocablo es préstamo del griego ἀντινομία testimoniado tardíamente, ya que es usado en su acepción jurídica por Plutarco, más o menos contemporáneo de Quintiliano aunque algo más joven y que llega a vivir en el s. II, y en su sentido lógico o retórico de recurso a leyes antitéticas o principios paradójicos, es empleado en griego por Hermógenes de Tarso (s. II-III d.C.), de modo que el sentido lógico y retórico del vocablo se documenta antes en latín que en griego.

El vocablo ἀντινομία, con un sufijo de cualidad -ía, se compone del prefijo griego antí- (en contra, enfrente), vinculado a una raíz indoeuropea *ant- que indica la idea de frente a o delante, y la raíz de la palabra νόμος ("nómos", norma, ley, uso, costumbre), que tenemos en palabras como gastronomía o astronomía, se vincula a una raíz indoeuropea *nem- (asignar, señalar, distribuir) a la que también se asocia el vocablo latino numĕrus (número, cantidad, ritmo, secuencia repetida).

Existió un movimiento cristiano del s. XVI dentro del protestantismo alemán considerado herético por los mismos protestantes, llamado antinomismo, cuyo principal adalid fue el alemán Johannes Agricola, que consideraba la antinomia (en su acepción de "en contra de la norma") su principio, pues está en contra de todo precepto o ley que se derive de la Biblia o escrituras en general, sólo cree en la gracia divina y piensa que se puede caer en el pecado del que sólo la gracia divina salvará al pecador. En cierto modo esta doctrina, perseguida por los luteranos, se inspiraba en creencias de gnósticos y otras ramas de los cristianos primitivos, que no daban validez a la ley bíblica ni evangélica y todo lo sustentaban en el mero amor a Dios y el amor de Dios a la criatura.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.