**

Etimología de TROCAR

-
-

TROCAR

Trocar es hacer un cambalache. Es decir, dar una cosa por otra. Derivados de esta palabra existen en portugués: trocar, francés: troquer, inglés: truck, flamenco: trock, y neerlandés: trek. La fuente de todas estas palabras parece ser el antiguo francés troquier, que encontramos escrito en 1280 en La Clef d'Amors, que Auguste Doutrepont transcribe:

Donc dois troquier de lor esteurse Celés qui ont tele hart teurse:
cil qui de gleve seut ferir, doit par droit a gleve mourir.
De troquier, también viene trueco y trueque.

Según el filólogo catalán Joan Corominas1, la palabra trocar es de origen incierto, pero se inclina a pensar que podría venir del catalán trucar (golpear o chocar), como en el choque de manos al cerrar un trato. Así la relaciona con las palabras truque y trucar, que sí son onomatopéyicas y vienen del catalán. A mí no me convence mucho que trocar, troquier y truck vengan de un sonido, pues la mayoría de las veces que se hace un trato, sobre todo con desconocidos, las personas no se tocan. Sonríen, hacen un gesto, o una reverencia, y si se dan un apretón de manos, no se golpean tanto como para hacer un sonido. Además, en el cambalache se piensa más en lo que trae la otra persona, no que tan fuerte da un apretón de manos. Así que me inclino en el latín trahere (tirar), el mismo verbo que nos dio traer y tractor. Aunque no he encontrado ningún filólogo que concurra conmigo, hay dos cosas que ayudan validar mi suposición:

  1. La acepción más común de la palabra truck, en inglés, es camión con un significado muy similar a tractor. Claro que los diccionarios ingleses no dicen que truck venga de trahere, sino del latín trochlea (polea) y este del griego τροχιλέα (trochilea = cosa redonda).
  2. El neerlandés trek también significa viaje. Tiene el mismo significado en inglés, como en la famosa serie de televisión Star Trek (Viaje a las Estrellas). Este significado viene del afrikáans (tipo de neerlandés hablado en África del Sur), donde trek significa tirar, como viaje en carretas tiradas por caballos.

El problema con mi teoría es que todas estas palabras nacieron cientos de años después de troquier : tractor (1855), truck (1605), trek (1815). Pero, no todas, encontramos la palabra traer (traxere) en el Cantar de Mio Cid de 1140. Además, una palabra muy similar: tratar (también trato y contrato) vienen del frecuentativo detrahere (tractare) y antiguamente se decía tractar2. Así podemos ver que la estructura TR-K de trocar podría venir de tractare. Otras palabras castellanas que vienen de trahere con esta misma estructura (TR-K) incluyen: retractar, tracción, y extraccion.

El filólogo alemán, Friedrich Diez3 da otras dos posibilidades:

  1. Del latín *tropicare (cambiar), de tropica y este del griego τροπικός.
  2. (mejor todavía dice): del latín travicare (traficar) -> traucar -> trocar.

Fuentes:

  1. Breve Diccionario Etimológico de la lengua Castellana - Joan Corominas. Tercera edición (1973), 10ª reimpresión (2000). Editorial Gredos.
  2. Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana - Pedro Felipe Monlau - 1856.
  3. An Etymological Dictionary of the Romance Languages of Frierich Diez - 1864.

En Cádiz, cuando era la "puerta de América" en el siglo XVIII, es decir, la única ciudad de España que tenía permiso para comerciar directamente con América, al estar declarada puerto franco no se pagaba impuestos al rey. Pero enfrente de la isla de Cádiz, llamada "Isla de León", al otro lado de la bahía, había otra isleta separada del continente por un estrecho caño que se inundaba o desaguaba con la marea donde construyeron un muelle para desembarcar las mercancías que ahora sí pagaban impuestos, en tierras del rey, término de Puerto Real, al que llamaron "muelle del Trocadero" y toda la isleta y el paraje recibieron por extensión el nombre de "El Trocadero". El motivo del nombre es que en esos muelles se trocaban mercancías, se compraban y se vendían allí mismo y se pagaban las alcabalas. En el extremo sur de la isleta del Trocadero, en la boca del caño, había un pequeño fuerte llamado Fuerte Luis o "fuerte de San Luis" que tenía como misión defender la bahía de ataques marinos y especialmente el Caño del Trocadero.

Más tarde, en el siglo XIX, cuando el rey felón Fernando VII traicionó la Constitución de 1812 los liberales veinteañistas lo detuvieron y encarcelaron en Cádiz. Levantado contra el pueblo español un ejército reaccionario financiado por las monarquías absolutas europeas de la Santa Alianza e integrado por tropas expedicionarias francesas ("los cien mil hijos de... San Luis") al mando del Duque de Angulema, sobrino e hijo de reyes de la restaurada monarquía francesa, vino en auxilio del monarca absoluto español y tomaron el Fuerte Luis del Trocadero, hecho que acarreó la caída de Cádiz en manos de la reacción, la liberación del rey traidor y la instauración en España del peor período de su historia en el siglo XIX, la llamada "Década Ominosa" (1823-1833), que no fue igualada en crueldad, fusilamientos, cierre de universidades y aplicación de garrote vil hasta las tropelías que cometió Franco en el siglo XX, versión corregida y aumentada de la vesania y la vileza de este monarca.

Pues bien, parece que las tropas francesas se volvieron para su tierra muy satisfechas de su hazaña de la toma del Trocadero y, tres años más tarde, ante Carlos X, padre del Duque de Angulema y hermano y sucesor de Luis XVIII, se representó una hermosa parada militar haciendo la pantomima de la glorieuse toma del Trocadero en el que un fuerte de cartón piedra en la colina de Chaillot representaba al Fuerte Luis del Trocadero y llegaban los braves soldats y lo tomaban con mucha fanfarria. Se dejó en recuerdo allí un arco de triunfo provisional y pasó el tiempo y cambiaron los gobiernos y la gente seguía llamando a aquello "le Trocadéro". Al cabo se edificó en aquel solar un palacio para la Exposición Universal de 1878 que se llamó "Palais du Trocadéro" y cuando se demolió quedó la plaza llamada "Place du Trocadéro".

Dudoso honor el de nuestra provincia de haber proporcionado los nombres de dos plazas en sendas capitales europeas, la del Trocadero en París y Trafalgar Square en Londres, cada una una derrota. En Trafalgar derrotaron al rey, pero el que lo sufrió fue el pueblo; en el Trocadero derrotaron al pueblo, escapó el rey y no hemos parado de sufrir las consecuencias hasta hoy.

- Gracias: Joaqu1n


Esa hipótesis de que trocar tenga relación con el latín trahere o tractate es un puro producto de la imaginación. No tiene fundamento alguno ni es justificable fonéticamente de ningún modo. No verán que lingüista alguno defienda semejante cosa porque es bastante indefendible. Dos son las hipótesis medianamente defendibles para trocar:

1) Que nos viene del francés troquer, forma que primitivamente fue troquier y que también aparece en francés medieval con la forma torquer. Hay que decir que en latín medieval existe trocare con el valor de permutar, cambiar (ver Du Cange), sin que podamos saber a ciencia si esa forma latina da lugar a la francesa, o si más bien se trata de una traslación al latín de la forma francesa. Hay quien defiende también un origen onomatopéyico para esa forma francesa, pero una posibilidad para un origen latino sería que troquer o troquier fueran simplemente unas variantes con metátesis de r, fenómeno muy frecuente, y que la forma etimológicamente correcta fuera la atestiguada torquer, que podría tener un origen latino directo en el verbo del latín torquere. Este verbo propiamente significa retorcer y tiene la misma raíz indoeuropea que encontramos en palabras como retorta, tuerto, tornillo y torniquete, pero también tiene el valor de hacer girar, dar la vuelta a algo, y por tanto mudar su cara o mostrar el otro lado. Fácilmente se acoplaría a la idea de hacer un cambio.

2) Que nos viene del catalán trucar, hipótesis nada desdeñable, pues trucar en catalán no es sólo golpear, es hacer un truc, y eso en catalán, fer un truc, significa tanto cerrar un trato como hacer un malabarismo en juegos de naipes o en juegos de magia, por el que uno cambia una cosa por otra (la palabra truco tiene el mismo origen). Suele darse en catalán mayoritariamente un origen onomatopéyico para este vocablo, pues parece claro que procede del provenzal truc, en origen onomatopeya de golpe, pero también en sentido figurado "golpe de la fortuna", azar y mudanza (este vocablo parece que da lugar también a las voces italianas trucco y truccare). En cualquier caso, incluso por esa vía, tampoco es imposible una relación con el verbo latino torquere.

- Gracias: Helena


"¿Truco o trato?" (el trick-or-treat que dicen los niños en inglés):

A la 2ª hipótesis, he de matizar que si a un catalán se le dice "et faré un truc" no entiende "te haré un truco de cartas/magia" ni cosa similar (salvo, claro, que su interlocutor luzca capirote de Merlín o que "vaya de pingüino"). Lo que entiende es lo que se le dice: "te daré un toque/te haré una llamada", por cuanto el sentido del verbo catalán "trucar" no es otro que el castellano "llamar" y así "una trucada" es "una llamada" (generalmente, en catalán las construcciones que en castellano usan el verbo "dar" se construyen con el verbo "hacer": "Dar un beso" = "Fer un petó", etc.). Se se trata de un juego de manos o un malabarismo solo cuando así se dice ("de cartes/de màgia") o si puede deducirlo del contexto.

El verbo es claramente una onomatopeya, con la misma causa (y sin relación directa) que en inglés dicen que llames "knock the door" antes de entrar (llamad a (en) la puerta, que en catalán es "truqueu a la porta").

En tal sentido es útil comprobar que en castellano tenemos "retrucar" y "retruque" que aúnan un sentido de golpe con uno de cambio de posición: trastocar.

Que "trocar" viene de "golpear" es indudable cuando se observa el proceso de troquelado (aunque el DRAE no cae en la cuenta del origen): un troquel o cuño es la pieza o molde destinada golpear para estampar o recortar metal, cuero, papel, etc.

Dado que traer (de "trahere") es cambiar algo de sitio (de allí a aquí, o de allá a acá), es también trocar/permutar la situación.

Trocar está en la lengua portuguesa, y en la castellana (desde 1335). Y muchas otras derivadas. El maestro Corominas dijo que proviene del catalán (y él lo era). Yo no me atrevo a afirmar que no provenga del occitano del germánico ni del latín..

Partiendo de los significados, el contrato de permuta consiste en intercambiar una cosa por otra cosa, y trocar es sinónimo de permutar ("cambiar una cosa por otra"), incluso "cambiar moneda" (DRAE dixit), y del hecho de que se trata tan solo de una simple permuta de vocal (y así alter se convirtió sin problema en ulter: ver adulterio) esto puede permitirnos pensar (al menos a algún no-lingüista) que tratar/contratar y trocar provengan de una misma raíz "tr(a/o)ctare" que significara eso: "intercambiar algo o cambiar la posición de algo".

- Gracias: TKC


La cuestión es que un no lingüista, que no domina en absoluto la fonética ni las leyes generativas de las palabras, jamás debe atreverse a plantear teorías o cosas inventadas de su cosecha, sino a lo sumo trasladar lo que digan los especialistas al respecto, igual que los no cirujanos jamás proponemos técnicas operatorias a los cirujanos o los no juristas no reformamos el Código Penal, citamos a lo sumo lo que dicen los que dominan estas cuestiones. Una cosa es el cambio fonético de adulterar, apofonía de una vocal breve como consecuencia de una mayor abreviación por el cambio acentual al recibir un prefijo, y que además aquí no da timbre i, sino timbre u por influencia de una u velar, y otra cosa es que alguien invente por las buenas que la a larga radical del verbo tractare, estable a los cambios apofónicos como todas las vocales largas, se trasforme en o porque a él le dé la gana. ¿Y qué hacemos con el grupo -ct-?. Postular que trocar viene del latín tractare es una auténtica barbaridad fonética, al margen de que tractare, frecuentativo de trahere, jamás significó cambiar ni permutar, sino en origen, tirar violentamente de algo, o tirar frecuentemente, estirar, y en sentido figurado estirar o prolongar un tema disertando (tratar un tema) o prolongar el contacto con una persona (tratar con alguien). Contratar es en origen contraer, y luego también reducir un trato con alguien a un acuerdo esencial.

Si tales verbos en determinadas circunstancias pueden conllevar algún tipo de intercambios, jamás son porque lo exprese el verbo, que nunca indica eso, sino como consecuencia de los tratos o cuestiones tratadas que pueden versar de cualquier cosa.

Tractare, frecuentativo de trahere, tiene una raíz completamente diferente, la raíz indoeuropea *tragh- (estirar, tirar, arrastrar), cuyo sentido básico mantienen todos sus derivados.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T

U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9741) añadidas al diccionario:
rallar   lapso   idus   refrendar   plenilunio   fresno   ergástulo   fotograbado   cicuta   antibiograma  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
prepucio   homófono   alfiler   parásito   papiroflexia   giroflé   referendum   fletán   frustración   frecuente  
Último cambio: Sábado, Septiembre 20 14:51 MST 2014