**

Etimología de TÉMPORAS

-
-

TÉMPORAS

La palabra témporas (ver el DRAE) se utiliza abundantemente en la expresión castellana de no confundir "el culo con las témporas", frase que denota confundir dos cosas que nada tienen que ver y que es de un sentido similar a otros dichos populares como confundir "churras con merinas", "la gimnasia con la magnesia", etc. En la susodicha expresión se entiende que témporas aludiría a los cuatro tiempos litúrgicos en los que era preceptivo ayunar. Aparentemente, en efecto, no habría relación ninguna entre dos nombres tan absolutamentes diversos como el culo y las témporas, aunque precisamente ello nos hace dudar del origen del dicho, pues en el caso de "churras y merinas" ambas voces coinciden en designar distintas razas de ovejas y el parecido fonético de "gimnasia y magnesia" es obvio.

Por eso propondríamos buscar otro origen menos trivial: en efecto tempora en latín (plural neutro de tempus, temporis) significa, por una parte, 'tiempo' pero también 'las sienes' (de ahí el nombre de zona o hueso temporal) y hay etimológos que sostienen que las dos voces latinas eran en un principio la misma palabra. En este caso cabría interpretar que en el dicho en cuestión témpora significara las sienes, es decir, la parte noble e inteligente de la cabeza, que en manera alguna habría que confundir con otra parte del cuerpo menos noble y notablemente alejada como el culo. Esta hipótesis choca con una objeción evidente: en castellano no hay constancia de que se haya empleado nunca témporas como 'sienes' y es incluso la única lengua romance que para designar las sienes no utiliza formas continuadoras del latín tempus, tempora 'sien, sienes' (fr. tempe, port. fonte y tempora, it. tempia, cat. templa y pols, ing. temple, etc.).

Esta aparente dificultad se podría soslayar atribuyendo a la expresión una motivación cultista y latinizante por parte de los acuñadores del dicho. En efecto, vemos en castellano repetidamente que expresiones muy festivas y populares tienen como origen crudos latinismos: todo quisque, cada quisqui (del latín quisque 'cada uno'), el sursum corda 'arriba los corazones' en latín, de bóbilis bóbilis (del latín de vobis vobis 'de vosotros para vosotros' frase puesta en el Quijote en boca de Sancho), tiquismiquis (de tichi michi 'para ti para mí'), etc. Esta sugerencia no es, ciertamente, más que una hipótesis, pero tendría más sentido que aceptar mansuetamente que témporas aluda en la frase comentada a los cuatro tiempos de la liturgia.

Una nota adicional: en google encontramos con el mismo sentido de no confundir el culo con las témporas la expresión: "¿qué tiene que ver el culo al pulso?". Ahora bien, las sienes es el sitio en que se siente el pulso, el batir de las arterias, y, justamente el catalán emplea la palabra pols - juntamente con el más habitual templa- para significar 'las sienes'.

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena


No sé quién afirma que no existe en el uso en castellano "témporas" con el valor de "sienes", pues mucho antes de aprender latín, en mi temprana niñez, yo ya oía en mi casa, y de mi abuelo, que no era hombre de grandes estudios, pero castellano-leonés por origen territorial: "Niña, ¡te vas a romper las témporas!". Y por supuesto no se refería a "tiempos litúrgicos". ¿De dónde lo sacó mi abuelo sino de la lengua que aprendió?. Así que yo siempre entendí desde mi niñez que el "confundir el culo con las témporas" se refería a las sienes. Además, ambos huesos de un lado y otro del cráneo, correspondientes a la zona de las sienes y los oídos, se llaman "temporales" de toda la vida, y eso es derivación castellana ya, del s. XIV creo, aunque puede ser traducción de temporalia, que quizá use Celso. Y en efecto, en latín, tempus, temporis, además de tiempo significa sien. Sabemos encima que los neutros latinos pierden su género al pasar al romance (las lenguas romances carecen de sustantivos neutros). La mayoría pasan a masculinos, pero los que se empleaban más en plural que en singular (en plural nominativo y acusativo un neutro siempre acaba en -a) se asimilan a femeninos como "leña" (de lignum en plural) o "seña" (de signum en plural). Creo que es el caso de tempus, que usado en singular con valor de tiempo, da en efecto "tiempo", empleado lógicamente en plural en la palabra homófona que significa "sienes", da "témpora", que asimilado a un femenino recibe de nuevo la -s de plural. Creo que no debemos abrigar dudas sobre lo que afirma Pedro Menoyo, pues esa "objeción evidente" de que nunca se haya empleado "témporas" con valor de sienes para mí no es tal: tengo bien probado que sí se usa, no sé si mucho o poco, pero existe.

Lo que sí reconozco es que debe ser cultismo o semicultismo posterior al s.XI o XII, de lo contrario hubiera sufrido síncopa, creo, y quizá diptongación. Pero sin duda se incorporó al habla medianamente común.

- Gracias: Helena



Sigo pensando, Helena, que no existe en castellano ni hay constancia de que haya existido el vocablo témporas en el sentido de "sienes". (Ningún registro, por ejemplo en el CORDE). Lo que tú conoces desde pequeña me parece más bien un uso regional o dialectal de ámbito leonés, uso que por supuesto yo desconocía y que avala más la tesis que sostenía al respecto. Empleo lingüístico , por lo demás, favorecido en tu área porque el mismo portugués utiliza tempora como "sienes". Por otra parte, en estos temas de lenguaje no me parece correcta la expresión "castellano- leonés", pues es sabido la diferenciación que ha existido entre estos dos espacios en la evolución histórica de la lengua en la península.

- Gracias: Pedro Menoyo Bárcena


Creo que al margen del uso residual de la palabra tiempo como sinónimo de sien si que tenemos una expresión que implica dicha acepción "tener buen temple" como sinónimo de buen pulso, entendido desde la consideración de que la sien marca el pulso y que coincide con el uso catalán que habéis señalado.

- Gracias: Witt



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T

U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9626) añadidas al diccionario:
blátido   desfalcar   cachureo   calandria   marengo   pentatómido   urdimbre   zopenco   corcho   gavilán  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
calcio   protónico   barítono   escuela   pierna   tacaño   hucha   asonante   instalar   negritud  
Último cambio: Viernes, Agosto 22 17:56 MST 2014