Etimología de SOTERIOLOGÍA

SOTERIOLOGÍA

La palabra soteriología designa a una rama de la teología de las diferentes religiones que se centra en la teorización y estudio de la salvación del alma. La palabra viene del griego σωτηρία ("sotería", salvación) y λόγος ("lógos", palabra, tratado). La palabra σωτηρία indica la acción de un σωτήρ ("soter", salvador), nombre de agente con sufijo -ter a partir del verbo griego σῴζω ("sozo", salvar), derivado de un adjetivo σῶς ("sos", hinchado y fuerte, intacto, completo y sano), vinculado a una raíz indoeuropea *teuƏ- (hincharse), que dio lugar también a la palabra σῶμα ("soma", cuerpo) de donde somático y somatizar, y asimismo en latín al verbo tumere (hincharse), de donde túmido, tumor y contumaz. La palabra λόγος se asocia a una raíz indoeuropea *leg- (recoger, recolectar y hablar).

La soteriología es diferente en cada religión, así por ejemplo en el hinduismo se centra en alcanzar el karma, en el budismo por acabar con el ciclo de reencarnaciones mediante unas prácticas morales y en el cristianismo sobre todo en la imitación de la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo que para el cristiano da la vía para una resurrección en el más allá a salvo y para la vida eterna, para la salvación en definitiva. De una manera muy particular en las religiones de salvación antiguas de la tradición occidental, también llamadas misterios o cultos mistéricos, la vía de salvación la proporciona un mesías o enviado divino de linaje real que en el mundo griego recibe el título de Σωτήρ (el Salvador), que era ni más ni menos el título dinástico real que tenían los reyes o faraones Ptolemaicos de Egipto (s. IV al s. I a.C.) que eran una dinastía macedónica, que se extendió también a Siria y otros países de Oriente Medio, siendo un título real habitual. Muy especialmente los cristianos primitivos dieron este título a Jesucristo, concebido en principio como un nuevo rey del linaje de David que traería la justicia y la salvación al pueblo de Israel.

Pero en el mundo antiguo clásico las diferentes creencias mistéricas, todas ellas, tenían un mesías, generalmente de linaje solar (hijo o descendiente del dios solar supremo, ya fuera Apolo, Helios, Ra o Ahura Mazda, etc.), cuyo nacimiento, vida, obra, muerte y resurrección daban la guía para la salvación del creyente. Y los antropólogos de la religión han visto que sus rasgos seguían siempre un parecido patrón. El mesías nacía de forma maravillosa o con una concepción especial, siempre en un lugar pobre, salvaje o apartado (cueva como Mitra, Tracia salvaje como Orfeo, etc.). Tras su nacimiento lo adoraban o reconocían personajes de ese mundo apartado (pastores como a Mitra en su cueva natal, e incluso fieras y animales salvajes como a Orfeo). Generalmente un poder maligno los perseguía en su niñez, representado por diversos reyes o dioses que eran personificación del mal o algún personaje maligno, pero finalmente el mesías cumplía su misión, pese a lo cual debía sufrir una catábasis (bajada al mundo de los muertos, muerte real o incluso simbólica) que se produce en todos ellos: Dioniso es matado por los gigantes y descuartizado, Atis en los misterios de Cibeles muere mutilado en su árbol. Osiris es matado por su hermano Seth y arrojados sus miembros al Nilo, Mitra baja al mundo de la oscuridad, Orfeo baja al Hades, etc. Pero todos ellos consiguen vencer a la muerte gracias a que un poder divino les devuelve la vida: por ejemplo el poder de Gea resucita a Dioniso y lo hace inmortal, Isis con ayuda de Thot reconstruye el cuerpo descuartizado de Osiris y mediante el ritual de la momificación le devuelve la vida y lo hace salvador y guía de los muertos, la fuerza de la palabra y la música hace volver a Orfeo del mundo de los muertos, un Orfeo que sufre dos catábasis, primero su bajada salvadora al Hades y su descuartizamiento final a manos de las mujeres tracias, etc. Todos ellos además tienen una fase de predicación y expansión de su palabra y enseñanzas por el mundo, que puede darse antes o después de su muerte y resurrección real o simbólica. Y algunos de ellos, una vez resucitados o inmortalizados, físicamente ascienden a los cielos. Todos estos mesías proporcionaban la soteriología y guía de muerte-resurrección para el creyente de sus distintas religiones: Misterios Órficos, Misterios Dionisiacos, Misterios de Isis y Osiris, Misterios de Atis y Cibeles, Culto mistérico de Mitra y su variante Culto al Sol Invicto, etc., todas ellas vigentes y practicadas en el mundo griego antiguo y el mundo romano, y anteriores al cristianismo y que también convivieron con la religión cristiana en el Imperio Romano hasta que fueron prohibidas por el cristianismo que había llegado al poder, a fines del s. IV (decreto de prohibición de todos los cultos distintos al cristiano del año 391 d.C., emitido por el emperador Teodosio).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.