Etimología de PESTE

PESTE

La palabra peste viene del latín pestis, que designa a cualquier enfermedad epidémica o pandémica, al contagio infeccioso, también a la insalubridad y podredumbre y a su olor nauseabundo, y asimismo a cualquier azote, ruina, catástrofe o calamidad de gran proporción. Específicamente para las epidemias se usaba bastante el derivado pestilentia, de donde procede la palabra pestilencia, aplicada hoy tanto a epidemias de gran mortandad como a olores fétidos. También de pestis vienen pestífero y apestar.

Pero específicamente ha sido llamada peste una enfermedad epidémica letal causada por la bacteria llamada Yersinia pestis, y que se manifiesta en diversas variantes de las cuales la más mortífera y notoria es la peste bubónica o peste negra, que forma bubones que son hinchazones de los ganglios, cursa con fiebres y manifestaciones pulmonares y hace que los afectados presenten al final un color amoratado oscuro hasta morir, de ahí el nombre de peste negra. En esta enfermedad el vector de transmisión era una especie de pulgas que portaban ciertas ratas procedentes de oriente y que pasaban a los humanos inoculando la enfermedad por picadura. Aunque desde la antigüedad se llamó pestes a terribles episodios epidémicos, como por ejemplo la gran peste de Atenas del s. V a.C., no se tiene constancia de que sus síntomas correspondieran a lo que específicamente se llama peste y es quizá la llamada peste de Justiniano del s. VI d.C., que afectó al imperio romano de Oriente o imperio bizantino, la primera que podría identificarse por sus síntomas con un episodio de peste bubónica.

Pero la más famosa peste, llamada peste negra, es la que surgió en Europa en el s. XIV, que según estimaciones mató a un número de personas comprendido entre un tercio y la mitad de la población europea de la época, con gravísimas consecuencias económicas, políticas e ideológicas. Desde entonces la enfermedad se reprodujo periódicamente surgiendo diversos focos epidémicos en el tiempo, hasta que tras la última gran peste sucedida en el continente en el entorno de Marsella hacia 1720, la enfermedad remite sola y desaparece de Europa. Mucho se ha especulado sobre su misteriosa extinción, que se atribuye en general a la conjunción de varios factores, como la mejora en el s. XVIII de las infraestructuras urbanas y las condiciones higiénicas y sanitarias, la mejor alimentación del pueblo que proporciona más resistencia, e incluso la paulatina recuperación de la población de gatos domésticos (en efecto el gato doméstico fue animal muy apreciado en el imperio romano, que mantenía controlados a los roedores. El cristianismo medieval concibió la idea de que el gato era un animal diabólico, vehículo del diablo y persiguió y sacrificó a los gatos que casi se extinguieron en Europa, hasta que en el Renacimiento se recupera la valoración del gato y poco a poco se reinstaura su presencia y se va recuperando su población).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.