Etimología de SOLIO

SOLIO

La palabra solio se refiere a un trono, y viene del latín solium (asiento o sillón principal, trono). Este vocablo latino, con un sufijo -ium de efecto o resultado, contiene la variante en grado o (*sod-) de la raíz indoeuropea *sed-, vinculada a la idea de sentarse y cuya forma prístina donde mejor se conserva es en latín. En solium vemos el paso de la d a l, idéntico al de odor/olor, que se da en latín en formas dialectales o procedentes de otras hablas itálicas antiguas vecinas o conviventes con el latín primitivo.

A esta raíz se vinculan en latín dos verbos relacionados, uno es sedēre (estar sentado o aposentado) y el otro sobre sidĕre (sentarse, situarse), que a su vez generan en latín una inmensa familia de derivados y prefijados. De todas estas palabras latinas proceden vocablos nuestros como sedente, sedentario, sedimento, sentar, sesión, sosegar, asesor, asiduo, asedio, desidia, deseo, disidente, insidia, obsesión, poseer, presidir, residir, residuo, sisar, subsidio, silla y un largo etcétera. Su raíz es compartida por otro verbo latino que es sedare (calmar, apaciguar, en origen hacer que uno se siente), de donde sedar, sedante y sede.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.