Etimología de MEMENTO

MEMENTO

La palabra memento es un latinismo puro. Se refiere a una parte de la misa que se cree introducida en el canon en el s. IV d.C., constituyendo una oración en latín que no fue traducida en la liturgia hasta el s. XX, y que empieza por la palabra memento (=recuerda, acuérdate):

Memento etiam, Domine, famulorum, famularumque tuarum et qui nos praecesserunt cum signo fidei et dormiunt in somno pacis. Ipsis, Domine, et omnibus in Christo quiescentibus, locum refrigerii, lucis et pacis, ut indulgeas, deprecamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen. (Acuérdate también, Señor, de tus siervos y siervas y de los que nos que nos han precedido con el signo de la fe y duermen ya en el sueño de la paz. A estos mismos, Señor, y a cuantos descansan en Cristo, te rogamos que les concedas el lugar del consuelo, de la luz y de la paz. Por el mismo Cristo, nuestro Señor. Amén).

Pero también a veces memento se emplea como forma abreviada de aludir a un dicho latino que exhorta a la humildad y a no ser soberbios, ya que todos somos perecederos y que dice memento mori (=recuerda el morir, recuerda que has de morir). Como puede verse, tanto en el dicho clásico, como en la liturgia cristiana que exhorta a que Dios se acuerde de los difuntos, memento evoca la inevitable muerte de todos.

La forma latina memento es un poco peculiar. Es la segunda persona del imperativo de futuro del verbo defectivo latino de raíz reduplicada meminisse (acordarse de, recordar), que lo mismo que otras palabras, como memoria, está vinculado a una raíz indoeuropea *men-1 (pensar y diversos estados de la mente).

Los verbos latinos tienen dos imperativos, uno de presente (para órdenes de realización inmediata y puntual en el presente) y otro de futuro (para órdenes que han de cumplirse desde el presente en adelante, para siempre, para el futuro). Por eso el imperativo de futuro se emplea mucho en códigos de leyes que emiten normas que han de cumplirse habitualmente en el futuro. Pero en las lenguas romances el imperativo de presente se conserva y el de futuro se ha perdido. Así un verbo como cantāre (cantar), tiene un imperativo de presente con dos personas, canta (canta tú) y cantate (cantad vosotros). Y un imperativo de futuro con segundas y terceras personas que es cantato (canta tú en adelante), cantato (que cante él en adelante), cantatote (cantad vosotros en adelante) y cantanto (que canten ellos en adelante).

Pues bien, el verbo meminisse, verbo raro en su conjugación y defectivo sólo tiene dos personas de un imperativo de futuro: memento (con sufijo -to, recuerda) y mementote (con sufijo -tote, recordad).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.