Etimología de MARTIROLOGIO

MARTIROLOGIO

La palabra martirologio designa a una lista, catálogo o registro histórico de mártires religiosos, especialmente cristianos y de todos los santos que se conocen. Pero también martirologio es la rama de la historia eclesiástica que trata de la vida de los santos.

El término proviene del latín medieval martyrologium, a su vez del griego bizantino o medieval μαρτιρολογιον (martyrologion). Se trata de una palabra compuesta por los vocablos:

Martyr, yris en latín tardío (en sentido cristiano, 'persona que testifica con su sangre', es decir, dice testificar o evidenciar a Cristo sin importar las torturas, sufrimientos y estar dispuesto a morir) documentado en escritos de Aurelio C. Prudencio (348-410 d.C.) y en el libro bíblico Apocalipsis 20: 4-6 se hace referencia a "los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús..."; así como martyrium, 'el martirio', 'el sitio donde permanecen sepultados los cuerpos de los mártires' (Tertuliano, s. III d.C.). Martyr, martiryum fueron palabras del bajo latín muy utilizadas debido a que sobre todo en los primeros tres siglos después de Cristo el Imperio romano perseguía torturaba y asesinaba a las personas que decían ser testigos de la existencia y milagros de Cristo. Hubo diversos emperadores que se caracterizaron por emprender persecuciones contra los mártires, entre otros, Domiciano, Maximiano, Diocleciano, Nerón y Septimio Severo. Oficialmente se acepta que San Esteban (s. I d.C.) fue el primer mártir de la cristiandad.

Y -logo, -logio de logos = λογος (palabra, razonamiento, pensamiento, discurso, tratado), de légein = λέγειν (decir, hablar, elegir, leer), asociado a la raíz indoeuropea *leg- (seleccionar, elegir, recoger). Con logos se han construido infinidad de palabras como lógica, cosmología, entomología, herpetología, radiología y, por supuesto, martirologio, 'tratado sobre los mártires'.

Martyr en latín procede del griego μάρτυρ, μάρτυς = mártyr, mártys, (testigo), que en griego medieval pasó a "persona que dice ser testigo y creer en la existencia y la obra de Cristo", por cuyo motivo fueron objeto de persecución, torturas y asesinato. Desde la antigüedad griega, en los tiempos de Heródoto, Sófocles, Esquilo y otros escritores existían términos relacionados con μάρτυρ, pero no con la connotación religiosa, por ejemplo, μαρτυρία = martyría (relato, testimonio, declaración de un testigo), μαρτυριον = martyrion (una evidencia o testimonio, prueba de algo) y μαρτυρομαι = martyromai (convocar, llamar, pedir en testimonio). La palabra μάρτυρ, μάρτυς la relacionan los indoeuropeístas con la raíz *(s)mer- (recordar), también vinculada a memor, oris (el que recuerda) en latín, smárati (él recuerda) en sánscrito.

Un mártir es aquella persona que elige sufrir o morir mejor que abandonar sus principios o convicciones; persona que soporta un gran dolor o sufrimiento por tiempo prolongado. También se consideran mártires a los que arriesgan y dan su vida por sus convicciones políticas y sociales, como el caso de Francisco Ignacio Madero G. (1873-1913), el coahuilense al que los mexicanos llamamos 'el mártir de la Revolución'.

No se puede en este espacio hacer tan solo una reseña sobre la evolución histórica de los martirologios, pero para tener una idea:

San Cipriano (200-258 d.C) sugería anotar la fecha en la que alguien era sometido al martirio; San Jerónimo (340-425 d.C.) hizo un martirologio que luego se usó en Roma en el s. VII; el monje Beda (672-735 d.C.) recopiló otro en el año 730; el religioso francés Usuardo (s. IX) hizo y modificó algunas redacciones en el año 875 que aún sirven para el martirologio actual, "Martyrologium Romanum", el oficial de los católicos publicado en Roma en 1583 por el papa Gregorio XIII (1502-1585).

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.