Etimología de MICETISMO

MICETISMO

La palabra micetismo es un neologismo acuñado en el s. XIX para referirse al proceso patológico o afección causada por la ingestión de hongos venenosos. El vocablo se forma con un sufijo -ismo (movimiento, proceso, doctrina, y en lenguaje médico proceso patológico), del griego -ισμος, y la raíz micet- del vocablo griego μύκητες ("mýketes") que en realidad es un plural y se emplea en griego en plural con el significado de "hongos". La palabra en singular es μύκης ("mykes"), pero en singular designa al moco o toda materia viscosa excretada por plantas y otros agentes, y también designa únicamente a una especie de champiñón. Es por eso que todas las denominaciones científicas de los hongos, en latín científico, se basan en el plural μύκητες, y nos dan formas que en latín y en plural adoptan el radical -mycetes o -mycotes, para las que se ha generado un singular latino ficticio o reconstruido -mycota que a veces también se llega a emplear como plural neutro.

En cualquier caso, todas esas denominaciones de hongos pasan del latín científico a las lenguas vernáculas, y en castellano asumen siempre la forma de segundo radical -miceto (plural -micetos), conservando sólo un plural -micetes o -micotes aquellos nombres que todavía no han sido castellanizados. Así tenemos, por ejemplo, Ascomiceto (clase de hongo que produce ascosporas), Actinomiceto (suerte de bacteria que durante mucho tiempo fueron consideradas hongos por el aspecto fúngico de sus filamentos), Basidiomiceto (clase de hongo que produce basidiosporas), Blastomiceto (hongo patógeno que crece por germinación) Deuteromiceto, Esquizomiceto, Ficomiceto, Gasteromiceto, hemiascomiceto, Hifomiceto, Mixomiceto, Quitridiomiceto y Zigomiceto, aparte de otras denominaciones siempre vinculadas a la idea de hongos, y otros vocablos como micosis, micología, etc.

El vocablo griego μύκης se relaciona con una raíz indoeuropea *meug- (viscoso, resbaladizo) a la que también está vinculada la palabra latina mucus (moco), de donde moco y mugre, y el verbo del latín mungĕre (sonar los mocos, limpiar de mocos), de donde las palabras emunción y emuntorio.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.