Etimología de MENTIR

MENTIR

El verbo mentir viene del latín mentiri (mentir, urdir un embuste con la mente). De ahí también mentira, que primitivamente fue mentida (a partir de un participio), mentiroso y fementido. El verbo latino mentiri se asocia a una raíz indoeuropea *men-1, vinculada a la idea de operaciones o estados de la mente y el pensamiento, reconstruida con enorme seguridad a partir de la gran cantidad de vocablos que la contienen en un alto número de lenguas indoeuropeas antiguas y modernas. Como es habitual en las raíces indoeuropeas que suelen catalogarse por su grado e que es el más prolífico, esta raíz se puede presentar en grado e (*men-), en grado o (*mon-) y en grado cero (*mn-). En latín un buen número de palabras la contienen, dando lugar a diversas variantes a veces alargadas. En grado e la tenemos en:

  • Mens, mentis, que da mente, demente, vehemente, mentecato y todos los adverbios acabados en -mente, como por ejemplo violentamente (del latín violenta mente, "con mente violenta").
  • El verbo reduplicado(1) meminisse (recordar) de donde viene el latinismo memento (acuérdate, acordaos), que se refiere a ciertas partes de la liturgia de una misa cristiana, cuando esta se dedica a los difuntos.
  • El verbo comminisci (imaginar, tramar) que nos da comentar, y el verbo reminisci (recordar) que nos da reminiscencia.
  • La palabra mentio, mentionis (mención, recordatorio), de donde mención y mencionar.

En grado o la presenta el latín en:

  • El verbo monere (hacer pensar, advertir, aconsejar) y sus compuestos latinos, que nos dan amonestar, admonición, moneda y monumento.
  • El verbo monstrare (hacer entender, hacer ver, señalar) de donde mostrar, demostrar y monstruo.

El griego presenta esta raíz en grado cero en el verbo reduplicado μιμνῄσκειν ("mimneskein), que significa recordar y con cuya raíz se relacionan las palabras de origen griego amnesia, amnistía y mnemotecnia, así como Mnemosine, el nombre de la diosa de la memoria. La presenta en cambio en grado o alargado en la palabra Μοῦσα ("Musa"), alargamiento vocálico y cierre provocado por la pérdida de la n radical, dado que toda n cae ante silbante ese. Es este el nombre genérico de cada una de las nueve diosas compañeras de Apolo e hijas de Mnemosine, guardianas de la memoria de las artes, ciencias y letras, e inspiradoras de la mente de sus creadores. De su nombre derivamos musa, museo, música y murga.

NOTAS:

  1. La reduplicación radical es un procedimiento intensivo del indoeuropeo que afecta a algunas raíces verbales y que conservan algunas lenguas indoeuropeas antiguas como por ejemplo el latín, el griego o el sánscrito. Consiste en duplicar, delante de la raíz, la primera consonante de esta raíz, acompañada de vocal i si se trata de la raíz de infectum de un verbo (la raíz que forma las acciones durativas o en desarrollo), o bien acompañada de vocal e si se trata de la raíz de perfectum (la que expresa las acciones cumplidas o terminadas). A través de estas lenguas antiguas, especialmente del latín que es nuestra lengua madre, la lengua hija que es el español conserva aún algún escaso ejemplo. Por ejemplo el verbo sistere latino es un reduplicado intensivo de stare (si-st-ere), y de ahí conservamos insistir, asistir, consistencia, etc., vocablos todos que contienen una vieja raíz reduplicada.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.