Etimología de MACROBIÓTICA

MACROBIÓTICA

La macrobiótica puede considerarse de manera sencilla como el arte de alargar la vida, de conseguir el máximo de longevidad, es decir, lograr vivir muchos años, especialmente a través de la nutrición. Es una práctica dietética fundamentada en la filosofía china, que recomienda mantener el balance entre el yin y el yang, enfatizando evitar tanto alimentos o bebidas que se consideran fuertemente yin, como el alcohol, o bien intensamente yang, como las carnes, y depender sobre todo de alimentos lo más neutrales (y naturales) posibles, con respecto al yin y al yang, como los cereales, granos y vegetales. En la época contemporánea, la macrobiótica fue divulgada en Asia en los años 1930's, para después llegar a Europa, Estados Unidos y al resto del mundo a finales de los 1960's. Los seguidores de esta disciplina aseguran que no solo mejora la calidad de vida, sino que disminuye significativamente la incidencia de cáncer, e incluso, a veces logra curarse, Pero los detractores o críticos dicen que siguiendo estas dietas tan rigurosas puede caerse en la malnutrición.

El término macrobiótica es totalmente de origen griego, pero como en tiempos modernos fue acuñado en alemán, proviene de la voz germana Makrobiotik, por la unión de los helenismos makros (largo, grande) y biotikos (estudio, técnica orientada hacia lo viviente). Pero es necesario analizar con más detalle los componentes de la palabra:

Makros, inicialmente en griego denotaba algo 'delgado, largo', pero después significó también 'grande' (como en macrosismo) bios, 'vida', (como en biología); -t- es un componente de transición fonética de muchos adjetivos derivados de sustantivos verbales de acción en -sis; el sufijo -ikē, -ica en español que en el lenguaje científico hace sustantivos da a las palabras el significado de 'estudio o técnica' (como en química), aunque realmente es el femenino de-ik-os, sufijo adjetival. Entonces "macrobiótica es el estudio o la técnica (-ikē) que trata de alargar o prolongar (makros) la vida (bios)". De hecho, macrobiosis es sinónimo de longevidad.

Probablemente makros provenga de la raíz indoeuropea *mak-, 'largo, delgado', de donde también la voz griega mekos 'alargado, largo', que originó paramecio y mecóptero, entre otros vocablos. Asimismo la raíz avéstica *mas- y la raíz latina macr-, que dio el adjetivo macer (macilento, delgado, flaco), de donde proviene magro. De macros provienen muchos términos de uso común: macrocefalia, macrófago, macroevolución, macroeconomía, macroplaza (como la de Monterrey, Nuevo León, México), macroscópico, macrofauna, etc.

Por otro lado, la antigua raíz indoeuropea *gwei- (vivir) parece haber dado origen a bios (vida), así como a biu (viviendo), en irlandés antiguo y al verbo latino vivere (vivir), de donde provienen: vida, vivisección, viable, ovíparo y vivíparo. Bios es un helenismo muy prolífico como generador de palabras, por ejemplo: biología, bioma, biotopo, simbiosis, antibiosis, antibiótico, aerobio, anaerobio, oxibiosis, biodegradable, biótica y, por supuesto, macrobiótica.

El sufijo -ikē, (-ica, en español), podemos encontrarlo también en numerosos términos que dan nombre a ciencias o técnicas, como ejemplos podemos citar: química, física, electrónica, robótica, biónica, termodinémica, bioquímica, cinemática, estereoquímica, terapéutica, propedéutica, cibernética, etc.

Realmente existen antecedentes muy antiguos sobre el término y el concepto de macrobiosis, con la idea de gentes que han logrado vivir muchos años, más que la expectativa de vida actual. De manera que Heródoto (484-425 a.C.), al que muchos consideran el padre de la historia; El médico griego Hipócrates (460- 370); Plinio el Viejo (23-79 d.C.), y otros, mencionan de la existencia de los macrobianos (makrobios), en referencia a los "longevos o de larga vida" (recordemos que makros también significó 'largo, larga'), que era cierto pueblo cuyos habitantes se distinguían por su gran longevidad o larga vida, que ubicaban en el oriente de África o en India, pero siempre en los límites del mundo conocido en aquella época.

En tiempos modernos, la acuñación del término (makrobiotik, en alemán) es atribuida al médico alemán Christtoph Wilhelm Hufeland (1762-1836), quien menciona el término en la obra Die Kunſt das menſchliche Leben zu verlängern de 1797 (El arte de prolongar la Vida Humana). Para 1808 ya aparece la palabra en francés (macrobiotique), para designar algo así como "Higiene para lograr longevidad".

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.