**

Etimología de MINÚSCULA

-
-

MINÚSCULA

La palabra minúscula viene del adjetivo latino minusculus-a-um, diminutivo formado a partir de minus (menos), y que viene a significar "pequeñito, menorcito", "de menor rango". Aunque el adjetivo minúsculo tiene un uso general, aplicado a la escritura, minúscula se opone a mayúscula (la "mayorcita") para designar a un tipo de letra especial, más pequeña que la mayúscula y con rasgos diferentes. Estamos acostumbrados a considerar que siempre ha habido mayúsculas y minúsculas, pero esto no fue siempre así. Ni Platón ni Aristóteles entre los griegos, ni Plauto (S. III a.C.) entre los romanos, conocieron las letras minúsculas de sus respectivos alfabetos, porque aún no existían. La primera escritura se dio en lo que conocemos como mayúsculas. En principio tanto con el alfabeto latino como con el griego, era una escritura burda de formas rectas y angulosas y proporciones poco exactas de las letras entre sí.

Centrándonos específicamente en el alfabeto latino, que es el nuestro, vemos que a partir del S. III a.C. las mayúsculas van a adquirir su forma clásica. Las letras mayúsculas se llaman "capitales" y se desarrollan tres tipos: 

  1. La capital epigráfica, o mayúscula grabada sobre piedra, de formas muy elegantes que desarrolla la capital cuadrada clásica, de letras bellamente diseñadas cada una de las cuales se puede inscribir en un cuadrado de idéntica dimensión
  2. La capital rústica o mayúscula utilizada en los libros y escrita en tinta, que imita a la epigráfica aunque las letras son más estilizadas y más altas que anchas.
  3. La capital cursiva, que es la letra común usada por la gente en documentos, cartas, contratos, grafitos parietales, etc., de más rápida ejecución, algo más curvada, que tiende a ligar trazos y simplificar la forma de las letras.
Pero en la época del imperio romano, exactamente entre el S. I d.C. y el S. III d. C. nacen las letras minúsculas (las primeras apariciones de minúsculas aisladas se detectan en el S. I y en el S. III la minúscula aparece ya completamente formada). ¿Quién realiza esta invención?. Es muy sencillo. Este desarrollo se relaciona directamente con un hecho: en el Imperio romano se logró un altísimo grado de alfabetización de la población, no sólo el más alto del mundo antiguo, sino también infinitamente superior al de todos los siglos posteriores y sólo superado por las sociedades actuales. Casi todo el mundo escribía y se escribía de todo. Ese amplio uso hizo que los usuarios estilizaran y redondearan poco a poco las formas de las letras para lograr mayor rapidez, ligando trazos. Cada letra se va deformando hasta llegar a una nueva forma, que se va trasmitiendo por imitación y aprendizaje. En general podemos reconstruir el proceso de cada letra individualmente en los escritos conservados. Algunas letras, como la b y la d, evolucionaron a minúsculas las primeras, otras tardaron más, pero en el S. III todas habían adquirido una forma minúscula. Veamos por ejemplo las fases de evolución testimoniadas de una E:

Evolución de E a e - Cortesía de Elena Pingarrón

Muestra de escritura capital cursiva latina sobre papiro (S. I. d. C.). Cortesía de Elena Pingarrón

Arriba vemos una muestra de escritura capital cursiva latina sobre papiro (S. I. d. C.). Es como escribía la gente corriente. Si nos fijamos bien, entre las letras, que son mayúsculas estilizadas, aparece ya alguna minúscula como la d. Por ejemplo la séptima línea empieza por una d minúscula.

Muestra de escritura latina corriente sobre tablilla encerada del S. II Cortesia de Elena Pngarrón

Arriba vemos una escritura latina corriente sobre tablilla encerada del S. II (año 142 d.C.). En ella se mezclan mayúsculas con algunas minúsculas. Por ejemplo, el texto empieza diciendo quominus emptorem. Vemos que la Q inicial ya tiende a su forma minúscula, como la u que la acompaña. La E está representada aún por dos trazos verticales (II), que es una fase intermedia de su evolución antes de llegar a su forma final.

El nacimiento de la minúscula se dio sobre todo en latín y en el alfabeto latino en el Imperio Romano, pero el fenómeno va a influir enseguida en el griego escrito en el oriente del imperio, que inmediatamente también desarrolla su minúscula.

La minúscula cursiva, una vez creada, experimenta una rápida expansión, al final pasará a ser usada en los libros a partir del S. IV, en la escritura llamada uncial (mezcla de mayúsculas y minúsculas), y la semiuncial (minúscula plena de los libros del S. V). A partir de la letra semiuncial romana de los libros, después de la caída del imperio romano, se desarrollarán las muy diversas variantes de escrituras altomedievales, usadas por los sectores eclesiásticos principalmente, que en esta época eran ya casi los únicos que estaban alfabetizados.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M

N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9743) añadidas al diccionario:
histerología   gurrumino   rallar   lapso   idus   refrendar   plenilunio   fresno   ergástulo   fotograbado  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
homófono   prepucio   alfiler   parásito   papiroflexia   giroflé   referendum   fletán   cicuta   frustración  
Último cambio: Domingo, Septiembre 21 09:03 MST 2014