Etimología de MANZANA

MANZANA

La palabra manzana es un término típico, al igual que hígado, en el que, debido a una u otra razón fonética o eufemística, la cualidad del objeto termina cubriendo por completo el significado a tal grado que se pierde el nombre del objeto mismo.

Si entramos en la etimología de manzana, vemos que antiguamente se decía mazana (y de ahí el portugués y gallego maçã, mazá) y este del romance mala mattiana, manzana matiana.

El caso es que decir malo o mala a un fruto ya no es tan bien visto en el latín romance. En el latín, por ejemplo, el adjetivo descalificador o peyorativo ''malus'' y el manzano ''malus'' eran perfectamente distinguibles ya que existía longitud vocálica. malus, se pronunciaba rápido, y mâlus, largo.

Al perder el latín ya en el siglo III totalmente esta cualidad, se empezó a utilizar el eufemismo pomum, que en principio, solo significaba fruta. En Italia para diferenciar de malo cambió a melo. La península ibérica sin embargo, de latín conservador, no utilizó cambios, sino que la variedad mattiana de malas terminó acogiendo a todo tipo de ellas.

La palabra manzana para referirse a un conjunto de casas, en cambio, solo es un homólogo a la fruta, y parece estar más vinculada a mansio latino, o bien procede de uno de los varios derivados del francés maçon 'albañil' que tuvieron el significado de 'edificio' (maçonne, maçonneis, maçoune) aunque por falta de aparición en textos antiguos, pues es relativamente moderna, su evolución no es tan clara como con otras palabras.

Es un término nuevo del siglo XVII, por lo que no alcanzó completamente a América, en donde se utilizan además términos que se podrían decir, más cultos, como solar, de suelo, o cuadra.

- Gracias: niaroel


Así vemos que la palabra manzana viene de (mala) mattiana, plural neutro de (malum) mattianum, "manzana". El árbol (manzano) se llama malus mattianus. La palabra mattiana se encuentra atestiguada en un edicto romano del año 301, que controlaba el precio de productos, para evitar la inflación. Al parecer el nombre de esta variedad de manzanas es en honor del botánico romano, Caius Mat(t)ius, quien la cultivó unos dos siglos antes.


Hay que precisar que es falso que en la península Ibérica no se utilizara la forma pomum del latín vulgar. En primer lugar el castellano dispone de una forma poma antigua equivalente a manzana. Y lo mismo en gallego donde existe la forma poma y la forma maza. Pero además en catalán poma es la forma exclusiva de denominar a la manzana, aunque pueda decirse propiamente que el catalán es una gestada en valles pirenaicos (al norte y al sur) y por tanto en una zona muy limítrofe de la península (si hoy se extiende por Cataluña y otras regiones, es en realidad por expansión, no es su zona de génesis).

- Gracias: Helena


La forma "manzana" aparece por primera vez en una crónica anónima de 1305, según el Corpus del nuevo diccionario histórico del español de la RAE, pero venía siendo "mazana". Es posible que el cambio se produjera por analogía con "naranja" ya que el cultivo de ambos frutos venía coexistiendo en la Edad Media en la Península Ibérica por la introducción de los árabes de la variedad amarga o agria de este cítrico.

- Gracias: Miguego


La forma manzana aparece como maçana mucho antes de 1305. Se documenta por primera vez en un documento de 1112, luego aparece también en el Poema de Mío Cid del s. XII, y asimismo en el Libro de Calila e Dimna (s. XIII), todo lo cual recoge Corominas. Resulta difícil que manzana se dé por analogía con naranja, ya que no guarda ninguna analogía fonética y naranja se testimonia muy tardíamente, a finales del s. XIV en Juan Ruiz. Naranja, un préstamo recién adquirido, no va a influir sobre un término patrimonial viejo, normalmente las cosas serían al revés y el nuevo término recibiría el influjo de formas familiares en la lengua (como de hecho se produjo en diversas lenguas romances con naranja). Para buscar un influjo analógico más bien cabría fijarse en las abundantísimas sílabas man- que posee la lengua. Pero es que además, si bien en la península Ibérica que es muy diversa y tiene muy diferentes variedades climáticas, coexisten, claro, el cultivo del manzano y del naranjo, jamás coexistieron en un mismo territorio sus monocultivos, ya que son árboles incompatibles. El naranjo requiere para su cultivo ausencia de heladas, altas temperaturas y determinados suelos. El manzano necesita en cambio un mínimo de días de frío al año, otros suelos y otro régimen de pluviosidad. En la Comunidad Valenciana en España tenemos una inmensa franja de monocultivo del naranjo, en toda la cálida orla costera, en que no encontrarán cultivos de manzano (salvo que algún caprichoso quiera plantar alguno, con alto riesgo de enfermedades y baja productividad). Si van en cambio a una comarca que se adentra en tierras aragonesas, el Rincón de Ademuz, muy interior, mucho más fría y a mucha mayor altura, no verán nunca naranjos, sino extensas plantaciones de manzanos.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.