Etimología de EVANESCENTE

EVANESCENTE

La palabra evanescente es un adjetivo que significa 'que se desvanece, deshace, disipa, desaparece o se esfuma'. El verbo correspondiente es evanescer, es decir, 'esfumar, desvanecer'; y el nombre de acción evanescencia, 'el proceso de evanescerse, esfumarse'.

Evanescente deriva directamente del latín evanescentem 'aquello que se disipa o desaparece', el participio activo o presente del verbo evanescere (desaparecer, disiparse, perderse en la nada). Lleva el sufijo -nte(m), el cual forma participios de presente, o sea, indica agente, el que hace la acción.

El verbo evanescere esta formado con: e- (lejos, hacia fuera, como en evadir y evacuar), más vanescere (disiparse, perderse), con el sentido sobreentendido o implícito de tornarse o volverse vacío.

E-, ex- es preposición de ablativo y funciona como prefijo que suele significar 'fuera de', 'desde fuera', 'separación', pero en este caso toma el sentido de 'totalmente', 'cabalmente', 'plenitud de acción' como en las palabras exahusto (totalmente agotado) y exuberante (excesivamente o abundantemente). E, ex- se asocia a la raíz indoeuropea *eghs- (fuera de).

El verbo vanescere (nulificarse, perderse, disiparse como el vapor o la niebla, evaporarse) deriva de vanus (vacío, carente de realidad, de donde provienen las palabras vano y vanidad). Se vincula a la raíz *eu-2 (vacío). Sobre vanus lleva el sufijo forjador de verbos -scere que indican procesos, del indoeuropeo *-sko. Este sufijo evoluciona a -ecer en castellano, como en aborrecer, enardecer y permanecer.

Vemos el verbo evanescere en la expresión evanescit donatio, se 'nulifica o esfuma la donación', del jurista y escritor romano Ulpiano (ss. II-III d.C.).

Evanescente también se aplica a lo que es efímero, fugaz, de muy breve duración ¿Como la luna de miel? ¿O como el deleite y los placeres de la vida?, sobre todo en nuestra etapa juvenil, los vemos como algo evanescente, que llega y se va, se disipa y se pierde para siempre. Por algo entre los adultos mayores suele oírse decir, 'se me fue la juventud como el agua entre las manos' ¡Oh juventud evanescente, si pudieras volver! Pero no, el tiempo transcurre por siempre y no perdona.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.

  • Con la colaboración especial de Valentín Anders.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.