**

Etimología de BIGA

-
-

BIGA

No hay que confundir biga con viga. El prefijo latino Bi- significa dos. La palabra "Biga" se refiere a un carro arrastrado por dos caballos, usado en la antigüedad por los romanos.

Fuente: Nueva Enciclopedia Sopena - Editorial Ramón Sopena S.A., 1952.

- Gracias: Eduardo Morales


Hay una buena razón para confundir biga con viga. Aunque pareciera que viga viniera de virga (ver: verja, vergé y verga), en realidad su origen es discutido y muchos filólogos piensan que viene del latín biga.

Es posible que el origen sea el mismo para ambas palabras, porque la viga es una traviesa de soporte que une dos puntos. La palabra latina biga, viene de la contracción de biiuga (es decir, un yugo doble o para engarzar dos caballos). Como cuadriga (de cuadriiuga), o triga (de triiuga), acaba designando carros, sobre todo de carrera, caracterizados por un uncimiento de caballos múltiple (doble, cuádruple o triple). Sin embargo creo que no se puede descartar que viga proceda de virga (uno de cuyos significados es el de traviesa o tronco), con una asimilación y caída poco frecuente de esa r en la gestación del castellano (no hay que olvidar que hay hechos puntuales anómalos de evolución fonética, o posibilidad de que la palabra haya evolucionado en otro entorno distinto del castellano y luego haya pasado a esta variedad romance).

En todo caso, de la biga latina hay que decir que es uno de los múltiples tipos de carro de que disponían los romanos (también tenían el currus, el carpentum, etc.), y muy usado en carreras. Las carreras de carros, indudablemente el espectáculo de masas de más éxito en el mundo romano antiguo, disponían de varios tipos de carro. Los aurigas o conductores de carros de carrera eran verdaderos ídolos para el pueblo. Pero también eran ídolos los buenos caballos, que tenían sus nombres y eran reconocibles para el público. Empezaban conduciendo bigas, y tras una larga experiencia pasaban a las trigas, y por último a las cuadrigas, cuya conducción requería una larga experiencia y destreza. En efecto era necesaria una buena pericia, ya que los caballos no iban uncidos nunca con un yugo rígido, sino móvil (de lo contrario los carros hubieran volcado en las curvas, que tomaban a gran velocidad). Los caballos debían ser un equipo compatible de diversa fuerza y velocidad: por ejemplo, si eran dos, el más lento y "de frenado" debía ir en el lado interior, el cercano a la espina, y el más veloz en la parte externa, para adelantarse en la curva. Si eran cuatro era mucho más complicado: en las curvas no debían correr alineados, sino que sus cabezas debían estar en diagonal, generándose una distancia ligera entre cada caballo, y proporcional entre ellos. Eso no sólo se lograba con un entrenamiento del par, trío, o cuarteto de caballos que sólo podían correr juntos y colaborar en equipo, sino que el auriga debía manejar un sistema de riendas doble, triple o cuádruple a la vez, que le permitiera frenar o espolear al caballo adecuado en cada curva, casi individualmente, especialmente en el entrenamiento. Era todo un alarde de pericia.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B

C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9268) añadidas al diccionario:
choque   rizoforáceo   hipotónico   rebosar   verseo   puente de Varolio   deuda   catóptrico   reparar   glicina  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
jamaica   káiser   jamón   galardón   blefaritis   binomio   narrar   huincha   aristocracia   discurrir  
Último cambio: Lunes, Abril 21 06:49 MST 2014