Etimología de TIMONEL

TIMONEL

La palabra timonel es préstamo del catalán timoner. Tanto este vocablo, como el propiamente castellano hoy desusado, timonero, vienen del latín temonarius, seguramente de su variante vulgar *timonarius. El sufijo -arius de relación y oficio sufre metátesis y monoptongación -ariu(m)> -airu > -ero (castellano)/ -er (catalán).

El vocablo latino temonarius es adjetivo derivado de temo, temōnis, palabra que tiene dos acepciones y dos orígenes. Una de ellas es vocablo antiguo y significa timón, que es la empleada por Varrón (s. I a.C.) y otros autores. La otra es un préstamo bajoimperial, término jurídico que se refiere a un impuesto de reclutamiento y aparece por ejemplo en el Codex Theodosianus de fines del s. IV. Pues bien, el adjetivo temonarius se testimonia sólo con una acepción relacionada con este último valor (relativo o concerniente al impuesto llamado temo), y así aparece en diversos códigos jurídicos, como en el de Teodosio y en el de Justiniano. Pero sin duda en el habla popular existió un temonarius relacionado con el temo timón de nave, probablemente también *timonarius relacionado con la muy posible variante timo, timōnis. Esta forma es de necesaria existencia para entender los resultados romances como el francés timonier, el portugués timoneiro, el catalán timoner, el castellano timonero, o el italiano timoniere.

El adjetivo temonarius / timonarius se deriva de temo, temōnis o su variante vulgar timo, timōnis. Este vocablo designa al timón de una nave, pero al timón de tipo antiguo que no era de rueda, sino de una pieza móvil vertical unida a una vara o palanca más o menos horizontal que el timonel movía. Pero el sentido más antiguo de la palabra, que también se conserva en toda época, es designar a la lanza de un carro o carreta, es decir, la vara de madera que, unida por uno de sus extremos al juego delantero de un carruaje, sirve para regular su dirección y a cuyos lados se sitúan las caballerías que tiran. En latín clásico por metonimia la palabra temo llega a significar el carro entero y así en astronomía frecuentemente se aplica al conocido "carro" de la constelación de la Osa Mayor.

Parece que este vocablo se asocia a la raíz indoeuropea *ten- (estirar, tender, tensar), y algunos lo consideran netamente latino, pero Ernout y Meillet piensan que, aunque de raíz indoeuropea, quizá podría haberse generado en celta y haber pasado al latín. La raíz *ten- es la que nos ha dado los importantes verbos latinos tenēre ("sujetar, agarrar", de donde tener, tenaza, contener, retener…) y tendĕre ("tender, estirar, dirigirse a", de donde tender, tendencia, tensión, atender…), así como algunos adjetivos como tenue y tierno.

En latín el timón de una nave también se llama gubernaculum o gubernaclum, que nos da la palabra gobernalle, realmente generada en catalán. En este caso es un derivado de gubernare (pilotar), término de marinería que es un préstamo del griego κυβερνᾶν ("kybernán", pilotar una nave).

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.