Etimología de SESGO

SESGO

La palabra sesgo se obtuvo por derivación regresiva del verbo sesgar, cuyo sentido más antiguo, ya desusado, era calmar o apaciguar. Así sesgo conserva como adjetivo un valor poco usual de calmo y sosegado, aunque su valor principal como sustantivo es el de oblicuidad o torcimiento de una cosa hacia un lado, y cortar al sesgo es cortar en oblicuo. Sesgar viene de un antiguo sessegar que también nos dio la variante sosegar, y este del latín vulgar *sessicare (hacer sentar a uno, calmarle cuando se levanta enojado, hacerle reposar o quedar sentado, o bajar sus humos), derivado vulgar del participio sessus (sentado) del verbo latino sedēre (estar sentado), de donde también palabras como sentar, sedentario, sedimento, sedente, presidente, asedio, residuo y un largo etcétera. Este verbo se vincula a una raíz indoeuropea *sed- (sentarse), muy presente en latín en otros vocablos como sedare (calmar), sella (silla), etc., pero también presente en griego, lengua que no mantiene la ese inicial indoeuropea que acaba reducida a una aspiración. Y así esta raíz la tenemos presente por ejemplo en el vocablo ἕδρα ("hedra", asiento, superficie), de donde por ejemplo cátedra y poliedro.

Pero el problema es explicar cómo este sesgo, en principio calmado, llegó a adquirir el valor de torcido u oblicuo y luego de desviación u oblicuidad. En Cervantes todavía sesgo es calmado, pero la acepción de oblicuo aparece hacia 1571 en Alonso de Ercilla. Muchas hipótesis se han emitido, incluso que este sesgo tendría en realidad otro origen etimológico y sólo sería una coincidencia fónica, pero nadie ha dado una hipótesis que sea aceptable, de modo que la idea asumida es que se trata del mismo sesgo, sólo que con una evolución semántica realmente difícil de explicar. Corominas, en su diccionario crítico-etimológico, observa la frecuencia con que en la literatura se aplica el adjetivo sesgo a los cursos de los ríos calmados y despaciosos, de manera que se habla frecuentemente del curso sesgo de un río, y los cursos de los ríos calmados de llanuras se caracterizan siempre por sus meandros, de modo que el río va cambiando siempre de dirección en oblicuo a la supuesta y teórica línea recta de su curso. En ese uso ve el posible cambio semántico de sesgo a la idea de algo oblicuo y desviado.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.