Etimología de HADA

HADA

La palabra hada viene del latín fata con aspiración de la f inicial y sonorización de la t intervocálica. En realidad fata es un plural neutro tomado como femenino. Se trata del plural de fatum (hado, destino), vocablo formado a partir del verbo fari (hablar o expresar públicamente), ya que el destino se identifica con lo declarado proféticamente, y tiene por tanto la palabra hada la misma raíz que múltiples vocablos derivados del verbo fari, como fama, infame, inefable, nefando, facundia, fatídico, etc.

Pero vamos a la historia de la palabra hada. Los romanos tenían una divinidad llamada Fatum, representación del destino. Pero además tenían a las Parcas (cuyo nombre asociaban con parere, engendrar y hacer nacer), las tres hilanderas de los destinos humanos y sus vidas, una de las cuales hila, otra mide con una vara la longitud del hilo, y otra lo corta a capricho con su inexorable tijera. Los romanos también las identificaron con las Moiras griegas cuyos nombres eran Cloto, Láquesis y Átropo. Pero las Parcas romanas, denominadas Nona, Décima y Morta, representadas así, como tres personajes femeninos, eran llamadas popularmente "Tria Fata" (los tres destinos), y de este modo con el tiempo ese neutro plural se feminizó. Su representación se prolonga muchas veces hasta la Edad Media y se acabó asociando incluso a Nona con el nacimiento, a Décima con el matrimonio y a Morta con la muerte. Es así como paulatinamente los fata (destinos) romanos acaban convirtiéndose en el imaginario colectivo en esos personajes de los cuentos populares que con sus varas mágicas velan como madrinas por el destino de doncellas y princesas y son capaces de influir en su futuro y atender a sus deseos. Recuérdese por ejemplo el conocido cuento de la Bella Durmiente en que un hada maligna no invitada a su natalicio le otorga como destino morir en la adolescencia al pincharse con un huso, y las hadas buenas sólo pueden contrarrestar el maleficio haciendo que en lugar de morir duerma, hasta que un beso de príncipe enamorado la despierte.

- Gracias: Helena


El verbo latino fari nos da las palabras fábula, infancia, infantería, fatuo, inefable, afable, fantoche y fama. Se asocia con la raíz indoeuropea *bha-2- (hablar), presente en el griego φωνή (phoné = sonido, voz, capacidad de habla) y de ahí palabras como en: alófono, homófono y xilófono.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.