Etimología de HUSO

HUSO

La palabra huso designa a un instrumento a modo de vara, de madera o metal algo más grueso en su centro que en los extremos, que desde la antigüedad se usó para el hilado o para devanar el hilo trenzado, haciéndolo girar, palabra que procede del latín fusus (huso), a veces constatada como fusum. La forma característica del huso, sobre todo cuando tiene enrollado el hilo, es alargada, abultada en el centro y fina y apuntada en los extremos, por eso decimos que es fusiforme todo lo que presenta una forma similar, como por ejemplo, el cuerpo de muchos peces. Esta palabra es de etimología desconocida dentro del latín.

Una acepción más moderna de huso es la de huso horario, que es cada una de las 24 zonas longitudinales en que se divide la superficie terrestre por los 24 meridianos, zonas que son apuntadas por los polos y engrosadas cuanto más cerca del Ecuador, por lo que en su forma recuerdan a un huso. Con respecto a la rotación de la Tierra y su relación con el sol, puede decirse que los territorios situados dentro de un mismo huso horario tienen la misma hora solar, determinada principalmente porque el mediodía solar viene a coincidir en todas ellas. Pero a veces ocurren cosas curiosas, como es el caso de España. En España, en teoría, debiéramos funcionar con arreglo a nuestra longitud geográfica según la hora del meridiano de Greenwich y tener la misma hora que en Londres, ya que estamos en la misma franja meridiana, pero no es así, y tenemos la misma hora oficial que en Berlín que en realidad está en otra franja meridiana y nos lleva una hora de adelanto en hora solar exacta. Esto es así desde que el 16 de marzo de 1940 el régimen de Franco decidió adoptar esa hora oficial en teoría para coincidir con muchos países de Europa, y en la práctica, según la opinión de muchos, para coincidir con la Alemania de Hitler con la que el franquismo de la época simpatizaba. Y el uso se ha mantenido ininterrumpido. Con ello, con la adopción de la medida de adelantar una hora los relojes desde la primavera al otoño, practicada desde 1973 en Europa con motivo de teóricos ahorros energéticos, el horario de verano de España de hecho lleva dos horas de adelanto con respecto a nuestra hora solar real. Esto genera comentarios de todo tipo e incluso no faltan quienes se lamentan periódicamente de que se siga una medida franquista después de tantos años de democracia, con una tendencia omnipresente de mezclar antipatías políticas con hechos prácticos cotidianos. Ver por ejemplo este artículo.

Pero frente a quienes constantemente ven fantasmas políticos en todo, resulta que ni nuestros estadistas de diversos signos ni nuestros astrónomos o consejeros técnicos son nostálgicos franquistas, ni tardíos simpatizantes nazis. Nada de eso. Existen unas razones prácticas que han hecho que países como España, Francia (cuya mayor parte del territorio pertenece más bien a Greenwich) y los Países Bajos, sigan la hora de Berlín. Independientemente de si se estableció o dejó de establecerse en España o Francia en el año 40, por coincidir con el Berlín hitleriano, no se mantiene por pura inercia o porque sigamos empeñados en no cambiar lo establecido en época de Franco, etc. Estar en un mismo huso horario, significa que el mediodía solar y la medianoche solar coinciden exactamente en esos lugares, pero a efectos prácticos eso influye muy poco en la vida. Lo que sí influye es el momento del amanecer, sobre todo el invernal, porque eso marca el ritmo de las actividades de trabajo y un montón de cosas. Y resulta que la gente suele ignorar que el momento del amanecer y el atardecer no coinciden en los lugares que están en vertical en un mismo huso horario, por la curvatura de la superficie terrestre, de manera que en ello influye no sólo la longitud geográfica, sino muy especialmente la latitud. Así en invierno, en el momento en que amanece en España, todavía queda una hora para que salga el sol en Londres, aunque la hora solar que se establece por la coincidencia del mediodía sea la misma. En cambio en invierno, en Barcelona amanece exactamente al mismo tiempo que en Berlín, y en Madrid al mismo tiempo exacto que en Colonia, aunque la hora solar sea distinta, porque la coincidencia en el amanecer (orto del sol), y atardecer, se da en franjas oblicuas de la superficie terrestre y no en las franjas verticales de los meridianos. Es por eso que por ejemplo en Francia y en España, es mucho más práctico para la vida cotidiana llevar la hora de Berlín que la de los ingleses. Este artículo lo explica con detalle, mapas e imágenes.

Otra cosa es el hecho discutible de si realmente es efectivo ese cambio de una hora sobre las horas oficiales que hacemos todos desde la primavera al otoño.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.