Etimología de TIAMINA

TIAMINA

La palabra tiamina viene de thiamine, una combinación de thi, como en 'tiobacteria', más -amin, elemento que aparece en 'vitamina'; literalmente, un "compuesto orgánico vitamínico aminado con azufre".

Thi-, thio-, provienen del griego theion-, theio-, 'azufre', utilizado como prefijo para indicar la sustitución del oxígeno por azufre [como en ácido tiofosfórico, (H3PSO3) y el etanetiol (CH3CH2SH)], en la nomenclatura química, ya que esta vitamina se caracteriza por contener azufre en su molécula. De theion, derivan infinidad de palabras, siempre para hacer alusión a dicho elemento: tiodoterapia, combinación del azufre y el iodo como agentes terapéuticos; tioglucosa, una glucosa sintética que contiene un grupo sulfhídrico, remplazando al oxígeno; tiourea o tiocarbamida, ácido tiobarbitúrico, tiobacterias, tioflavina, tionina, tiouracilo, tiopental, tiazohidina, tiaminasa, tioether, tiazolsulfona, etc.

-Amin o amine, provienen del latín ammoniacus, del griego ammōniakón (del oasis de Ammón, en Libia), neutro de ammōniakos, de Ammon, del antiguo dios egipcio Åmen (Ammón) identificado por los griegos como Zeus y con Júpiter por los romanos, de donde provienen amoniaco o amoníaco, amonia, cloruro de amonio y amoniacal; ya que la tiamina, contiene el radical orgánico amina, un derivado del amoniaco, en el cual, átomos de hidrógeno han sido remplazados por radicales arílicos o alkílicos, con carbono e hidrógeno.

La tiamina, cuyos étimos han sido descritos, es una vitamina hidrosoluble del complejo B, que también se llama (o se ha llamado) aneurina, vitamina antineurítica o antiberibérica; o simplemente, B1. Aunque los acontecimientos que dieron lugar a la acuñación de la palabra implican una compleja explicación, trataré de hacer una narración sucinta de los hechos, eliminando muchos pormenores:

El descubrimiento de las vitaminas comienza desde el siglo XVIII, cuando se observaba que el consumo de cítricos prevenía el escorbuto. En 1897, el médico alemán Christian Eijkman (1858-1930), provocó en los pollos una enfermedad semejante al beriberi humano, alimentándolos exclusivamente con arroz descascarillado. Pero hasta el año 1906, el bioquímico inglés Fredick Gowland Hopkins (1861-1947), determinó que además de las proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y agua, los alimentos deberían contener 'elementos o factores accesorios' para prevenir padecimientos como el beriberi; publicando sus trabajos en 1912, en el J. physiol, en un artículo llamado Feeding experiments ilustrating the importance of accesory factors in normal dietaries (Experimentos nutricionales que demuestran la importancia de factores accesorios en dietas normales). Casimir Funk (1884-1967), bioquímico polaco al que se le atribuye la creación del término vitamina (del latín, vita, 'vida', más -amin), en 1911 obtuvo del salvado de arroz, una sustancia que curaba al beriberi; y junto con Hopkins, transforma la hipótesis de deficiencia vitamínica a la teoría que postula que la falta de cantidades suficientes de estos nutrientes, puede propiciar enfermedades carenciales.

Finalmente, el bioquímico estadounidense, Robert Runnels Williams (1886-1965) logró aislar la vitamina B1 en 1933 y la sintetizó entre 1935 y 1936, quien propuso el vocablo tiamina, ya que determinó con claridad sus características estructurales, de donde eligió dicho nombre; años antes (1926) el químico alemán Barend Coenraad Petrus Jansen (1884-1962) y su colaborador, Frederik Donath (1889-1957), la denominaron 'aneurina' por los trastornos nerviosos que causaba su deficiencia.

La tiamina, cuya fórmula general es C12H17N4OS, es una vitamina que se encuentra sobre todo en la cáscara y el gérmen de granos o semillas de cereales, en la levadura, los frijoles, la yema del huevo, en tejidos animales como el hígado y el riñón. Funciona en el organismo como carboxilasa y es indispensable para la conversión de carbohidratos a grasas y para el funcionamiento normal del sistema nervioso; su deficiencia causa trastornos nerviosos y de otro tipo, y es muy común especialmente en alcohólicos crónicos, pues el consumo de esta droga interfiere con su absorción y metabolismo. Los rumiantes no la requieren porque su flora ruminal la sintetiza.


- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rdgz.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.