Etimología de GRIAL

GRIAL

La palabra "grial" empezó a utilizarse en la Edad Media, gracias al genio de un escritor francés de nombre Chretièn de Troyes, queriendo significarlo como una abreviatura de "sangre real" (sangrial->santo grial). Si es verdad o nó, es otro cuento, pero lo utilizó ampliamente para redactar las aventuras de Lancelot y Percival, sin dejar de citar a los Templarios, o Caballeros Pobres. Se presume que el grial (o Santo Grial, si gustan), es la copa en la cual bebió Jesucristo durante la "Última Cena" y se le atribuyen poderes mágicos fabulosos. Los nazis presumieron de haberlo hallado alguna vez, el caso es que de haber sido así, los poderes del grial tendrían que haberlos hecho ganar la 2a Guerra mundial y no fue así. Aprovechando esas mismas leyendas se intentó hacer aparecer a Adolf Hitler como descendiente de la misma línea de Jesús de Nazareth, como si con eso se justificaran las atrocidades cometidas por los nazis; bueno, no ganaron la guerra, de otro modo estaríamos en una realidad muy diferente. A quienes gustan de esas leyendas les recomiendo divertirse con la aventura de Indiana Jones "La última cruzada", en donde la leyenda se enriquece y puede disfrutarse de estupendos efectos visuales.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


Hay varias copas que pretenden ser el auténtico "Santo Grial" en que se habría celebrado la eucaristía en la Última Cena. Del grial de la catedral de Valencia, en España, se dice estar documentado desde el año 258, en el que el papa Sixto II, ante la persecución de su iglesia por el emperador Valeriano, lo habría dado a guardar, antes de ser detenido y degollado, a su diácono Lorenzo (Laurentius), hispano de Huesca (Osca), quien, antes de ser a su vez churruscado en la parrilla y convertirse en San Lorenzo, tuvo tiempo de enviarlo a sus padres Orencio y Prudencia en Hispania, en la localidad llamada Loreto (Lauretum), junto a Huesca. Cinco siglos después Audaberto, obispo de Osca, en 713, ante la inminente llegada de los musulmanes huyó con la reliquia hacia el norte, refugiándose en las cuevas altas de los Pirineos, concretamente en la cueva del monte Pano donde habitaba el eremita Juan Atarés, que con el tiempo se convirtió en el complejo monacal de San Juan de la Peña. En algún momento se le añadió al primitivo cuenco una peana con una leyenda en árabe en caracteres cúficos que, transcrita en letra de imprenta dice للزاهرة li-z-zāhirati que algunos se obstinan en que significa "para el que reluce", pero que hay que entenderla como "de az-Zāhira", es decir, procedente de Medina az-Zāhira (مدينة الزاهرة madīnatu z-zāhirati "la cuidad reluciente"), la ciudad palaciega cordobesa de Almanzor, émula de la califal Medina Azahara, lo que indicaría que, al menos la peana, procede de alguno de los despojos de al-Andalus. En 1399 el rey de Aragón Martín el Humano, gran aficionado a las reliquias milagrosas, se llevó el grial para su palacio de la Aljafería en Zaragoza. En 1437 el rey de Aragón Alfonso el Magnánimo regaló la reliquia a la ciudad de Valencia a cambio de sustanciosos préstamos para la guerra de conquista de Nápoles y desde entonces allí está. Es de ágata (calcedonia) y tiene aditamentos medievales de orfebrería, como peana y asas.

Hay otros griales que pretenden también ser el auténtico: El "Sacro catino" de Génova, en la catedral de San Lorenzo, traído por los cruzados de vuelta de Palestina en el siglo XII, es de vidrio verde y tiene la forma de un plato ancho de figura exagonal alargada con un perímetro de 1,20 m. Un examen de peritos napoleónicos de la Academia de Paris dictaminó a principios del siglo XIX (1809) que no era de esmeralda como se creía sino de vidrio y de factura bizantina. Otra historia cuenta que en el siglo VII estaba expuesto en Jerusalén a los peregrinos y que era una copa de plata con dos asas. Lo cuenta San Beda el Venerable, que lo toma del monje escocés Adamnan, quien a su vez lo cuenta del obispo francés Arculfo que tampoco lo vió realmente, sino que se lo contó un fraile llamado Pedro. Hay otras leyendas, como que está en Inglaterra (en Glastonbury), o en Francia (en la iglesia de Sainte Marie de la Mer, cerca de Arlés), o en la misma Patagonia, en una ciudad subterránea de la Patagonia argentina, en la meseta de Somuncurá, protegido por un inmenso escudo de roca basáltica.

Con respecto a la etimología, parece evidente su origen hispano. Viene de una palabra bajolatina gradalis con variante gratalis que se entendía como un plato del que tomar comida o bebida "poco a poco" (gradatim), pero que lo más probable es que fuera una adaptación de cratera "vaso con asas", a su vez de origen griego κρατήρ, κρατῆρος, que era una vasija grande para mezclar el vino con agua y hacer libaciones. El latín gradalis produjo una forma romance graal cuyas dos vocales se fueron disimilando en greal y luego grial. En el romance primitivo un grial era un dornillo u hortera, es decir una escudilla donde se comía o tomaba sopas. El Arcipreste de Hita, del siglo XIV, en el "Libro de Buen Amor", lo menciona cuando habla de la limpieza general que se hace en las cocinas por Cuaresma, dice: "escudillas, sartenes, tinajas e calderas, / espetos e griales, ollas e coberteras, / cañadas e varriles, todas cosas casseras, / todo lo faz lavar a las sus lavanderas". En gallego-portugués tiene la forma gral y en catalán greal es el plato y el (sant) graal el Santo Grial. De la Península Ibérica pasó a las lenguas de Europa: graal, greal, grael, grail, donde nunca ha significado plato, sino que siempre ha sido el nombre propio del Santo Grial, y en torno al cual se han tejido diversas leyendas caballerescas medievales que incorporan otras tradiciones célticas y germanas anteriores al cristianismo.

La etimología de "sangre + real" es una etimología popular probablemente producida en Francia cuando se había perdido ya el sentido original de grial como plato o pocillo, y que pretende explicar la transubstanciación cristiana del vino en sangre de Cristo que se habría operado en él con la primera eucaristía.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.